Usted está aquí: Inicio

Miguel P. León Padilla

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Viernes, 8. Mayo 2020 - 00:50 Hora
Solicitud de ayuda

Necesito de vuestra ayuda. Como sabéis, desde septiembre, sirvo en dos parroquias rurales Barracas (160 habitantes) y El Toro (250 habitantes) de la diócesis de Segorbe-Castellon. Estos pueblitos de la España vaciada, tienen la renta per capita más baja de toda la Comunidad Valenciana y parte de España. Su población está envejecida pero aún mantienen un reducido núcleo escolar unitario (con 12 niños) y el catecismo de Confirmación y Comunión. La asistencia a Misa dominical ronda el 15% de la población (por lo que las colectas son exiguas). Y estos dos meses de confinamiento, sin culto, han complicado, la ya de por sí, muy precaria economía parroquial. Por ello, requiero de vuestra ayuda (que por escasa que os parezca, sin duda será muy beneficiosa y muy bienvenida). "Un grano no hace granero, pero ayuda al molinero."
Te ruego difundas este mensaje entre tus familiares y amigos, personas y empresarios conocidos de buena voluntad, que quieran hacer alguna aportación. Y en tus redes sociales Facebook, Twitter, Instagram, etc

Donde ingresar las ayudas?

- Cuenta Cte de la Parroquia de S. Pedro (Barracas)
ES39 2038 6430 4730 0019 2750
- o a la Cuenta Cte. de la Parroquia de Ntra. Sra. de los ángeles (El Toro) ES62 2038 6430 4030 0030 4908

Aunque sólo difundas este mensaje entre tus contactos, ya estas ayudándonos. El resto lo hará Dios en su Providencia generosa. No te olvides que quien es generoso con el Todopoderoso, siempre ve recompensada su entrega con divina largueza.

Igualmente si algun benefactor desea que se le deduzca en la declaración de la renta su donativo. O desee aplicar sufragios por sus difuntos, hágalo constar dirigiendo un e-mail al párroco: mleonpadilla@gmail.com
Dios les colme bendiciones e inunde de paz sus corazones.

Miércoles, 6. Mayo 2020 - 12:08 Hora
V Domingo Pascua (ciclo A)

1L.- Se describe el proceso de institucionalización cada vez más necesario por el crecimiento de la comunidad. Y se van distinguiendo funciones y servicios. Se tiene en cuenta la queja de los helenistas, y la comunidad elige a siete hombres que se dediquen a la atención caritativa.
2 L.-Cristo resucitado es la "piedra viva" elegida por Dios para construir sobre ella la Iglesia. Para el cristiano"Culto" es la obediencia al Padre, "templo", la comunidad cristiana y "sacerdote", el discípulo que vive su fe.
Ev.-Jesús afirma que él es el camino verdadero que sustituye a la ley mosaica.
PARA LLEVAR A LA VIDA
Todo hombre, en su vida, sigue un camino, busca encontrar la verdad y desea que su vida no termine. A esos tres anhelos del hombre, les da Jesús respuesta cumplida. Y no una respuesta teórica, sino proponiendose a él mismo como el Camino, la Verdad y la Vida. En él, en vivir como él vivió, está la respuesta a todas las búsquedas del hombre: Cristo es la respuesta. El es Camino a seguir, la única Verdad que creer, la Vida plena, puesta a nuestro alcance.
"No perdáis la calma", dice Jesús ante un mundo hostil que suscita una profunda angustia. El quiere confortar a los discípulos mostrándoles que su separación dará paso a una unión de carácter más íntimo, por la fuerza del Espíritu.
"Creed en Dios y creed también en Mí". Ahí está el secreto de la calma a la que invita el Señor: la fe.
El camino para llegar a Dios, es uno solo: Jesús. En la persona de Jesús, en sus palabras y obras, se hace presente en medio de los hombres el misterio de Dios invisible. Pero la revelación de Dios en su Hijo encarnado no sólo manifiesta lo que él es y quiere ser para los hombres, sino que además da vida a cuantos la aceptan con fe. Por eso Jesús es el Camino para encontrar al Padre, la Verdad en la que se manifiesta y la Vida misma que nos da. El camino de fidelidad a Dios se asociaba al cumplimiento de la ley... pero sólo Jesús es el camino, no por su enseñanza, sino por que en él mismo se nos manifiesta la verdad y la vida.
Para nosotros, fe es confianza en Jesús. Por él sabemos que superaremos nuestra limitación y al mundo, por dura que sea la contradicción. El miedo atenaza muchas veces al que cree en Jesús; pero su fuerza y su Palabra nos liberan.
Nuestra tarea cristiana: es vivir como Jesús ha vivido y ha pensado. Jesús se presenta como la garantía de la consecución de ese fin último al que tiende con ansia el corazón del hombre.

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión