Usted está aquí: Inicio

Miguel P. León Padilla

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Sábado, 16. Septiembre 2023 - 19:45 Hora
XXIV Domingo TO (Ciclo A)

1L.-El hombre piadoso que reconoce su debilidad se acuerda de los mandamientos del Señor y no se enoja fácilmente contra su prójimo. Pues también el Señor perdona y es paciente.
2L.-Pablo da orientaciones prácticas para que en la comunidad reine siempre el respeto mutuo y el amor. El Señor es el que juzga y a quien debemos atenernos. A él sólo pertenecemos, ya que sólo él murió para destruir nuestra muerte y resucitó para darnos vida.
Ev.- Pedro pregunta por los límites del perdón (la constante tentación de la ley). Jesús responde que se ha de perdonar a los demás sin llevar la cuenta, porque todos hemos sido perdonados sin medida por Dios.
PARA LLEVAR A LA VIDA
Pedro entiende que Jesús le pide que sean generosos para perdonar... Quizas hasta siete veces? Sin embargo, Jesús quiere que perdonemos siempre. Y para motivarnos a ello, junto al mandato de perdonar nos ofrece también razones para practicarlo. Es lo que Jesús hace con la parábola del rey y de los dos siervos deudores, en la que deja bien claro por qué se debe perdonar: ¡porque Dios, antes, nos ha perdonado! Nos condona una deuda infinitamente mayor que la que cualquiera pueda tener con nosotros.
Pero la parábola que emplea Cristo no sólo enseña que ante Dios somos deudores insolventes perdonados, o que su perdón depende del perdón que nosotros ofrecemos a nuestros hermanos, sino que sugiere que cuando perdonamos a los demás nos vemos agraciados con el perdón divino.
Al siervo de la parábola: se le ha perdonado una cantidad extraordinaria de dinero, pero aquel perdón se frustró por que él no supo comportarse generosamente con su compañero. Y al ponerse al descubierto su actitud mezquina, el Señor le reclama lo que era suyo. Nos creemos perfectos, al corriente de pago, quizá por eso endurecemos el corazón y nos negamos a perdonar.Si nos reconociésemos deudores de Dios, ahora mismo haríamos las paces con todos.
Si el número 7 simbolizaba la perfección, lo que Jesús te pide,en el ejercicio del perdón, es la perfección de la perfección.

Sábado, 9. Septiembre 2023 - 19:24 Hora
XXIII Domingo TO (ciclo A)

1L.- El profeta es como un centinela que otea el horizonte para avisar de los peligros que se avecinan. Por eso el profeta no debe callar; si un impío yerra su camino y el profeta no le avisa para que se convierta, el impío morirá, y el profeta será culpable de su muerte; si le avisa y no se convierte, el impío morirá, y el profeta será inocente.
2L.- El mandamiento supremo del amor es el que encabeza todos los otros mandamientos.
Si todos los mandamientos de la ley han sido dados para no dañar al prójimo, el que ama a su prójimo cumple todos los mandamientos.
Ev.-
Los tres textos de la liturgia de la palabra de este domingo abordan la preocupación por el hermano, como exprés cumplida del mandato del amor al prójimo.
Hemos pensado siempre que, amar al hermano, es sólo procurarle el bien, pero sin interesarnos por nada más, sin tener en cuenta su vida moral. Sin embargo, la exigencia va más allá. No es suficiente tener una actitud benévola hacia nuestro hermano. Se requiere llegar a sentirse corresponsable de su virtud o su pecado. Porque le amamos debemos sentir sus pecados como un gran fracaso, no sólo suyo, sino también nuestro. Por ello el profeta se siente interpelado por Dios y hasta acusado de los pecados ajenos si no hace todo lo posible por poner en guardia al "malvado". Y Cristo nos ofrece hoy una enseñanza trascendental sobre el cuidado por la salvación del prójimo; al servicio de la cual pone la corrección fraterna.
El cristiano debe sentir la responsabilidad no sólo sobre sus pecados sino también sobre los pecados del mundo. Ha de mantener una actitud profética, anunciar el Reino de Dios y ello no puede hacerse sin estar denunciando todo cuanto se opone a la construcción de ese Reino, el pecado instalado en los corazones

Vieja contribución

Iniciar sesión