Usted está aquí: Inicio

Miguel P. León Padilla

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Sábado, 15. Septiembre 2018 - 17:32 Hora
XXIV Domingo TO (Ciclo B)

1ªL.- El siervo del Señor atormentado, despreciado y tenido por réprobo… encuentra sentido, al estar a la escucha. Dios se le manifiesta presente en el dolor como el salvador. Por eso lo acepta con firmeza y esperanza.
2ªL.- Creer no es solamente admitir intelectualmente un credo, sino aceptar el compromiso vital de la fe; amar como Cristo nos ha amado. Se trata de aprender que la adhesión al mensaje de Jesús (la fe) exige la colaboración efectiva con Dios en su designioamorosos. Cuando en el mundo hay crisis de fe es porque antes ha habido una crisis de amor.
Ev.- A Cristo, considerado como una de las primeras figuras de la humanidad, solo puede reconocerlo por Mesías, que aporta la liberación y la salvación definitivas, quien esta dispuesto a seguir su camino, que consiste en entregar la vida. En la Eucaristía celebramos la vida de aquel que se entregó por nosotros.
PARA LLEVARLO A LA VIDA
Jesús quiere saber hasta qué punto la fe de su discípulos va más allá de la opinión de la gente. De ahí que la primera pregunta prepare la segunda y decisiva. Nadie pensaba en un Salvador que librara a todos los hombres de la esclavitud del pecado y de la muerte, sino la destrucción de los pecados por la ira de Dios, con poder y fuerza. No se esperaba que el Mesías cumpliera su misión padeciendo y muriendo en una cruz.
A partir de este momento, Jesús quiere hablar sin rodeos de qué manera ha de entrar en su gloria padeciendo antes la afrenta de la cruz. Esto, que había sido anunciado por Isaías en los cantos del Siervo de Yavé, era, sin embargo, lo que no podían entender los discípulos en aquella ocasión. Es comprensible que Pedro trate de disuadir a Jesús de que cumpla su misión muriendo en la cruz; y se comporta aquí lo mismo que Satanás en las tentaciones del desierto. Por eso Jesús lo rechaza de la misma manera.

Pero ni Pedro ni nadie puede detener a Jesús en su camino y en el cumplimiento de su misión. Jesús exige a sus discípulos que lo sigan. Porque sólo aquel que carga con la cruz y se niega a sí mismo, puede ser su discípulo. "Cargar con la cruz significa renunciar voluntariamente a los instintos de conservar la vida, los honores y las riquezas cuando todo esto no es posible sin quebrantar la voluntad de Dios: el cristiano se sacrifica por amor a Cristo y a los hombres y por hacer la voluntad de Dios.
La entrega de la propia vida, cuando esto es una exigencia del evangelio (y lo es al menos cuando a uno le llega la muerte), es el único modo de entrar en la vida eterna. Jesús, debía sufrir, porque éste era el destino de los hombres después del pecado. Debía sufrir y ser rechazado por las autoridades, porque éste es el destino de los que proclaman la verdad. Debía ir voluntariamente a la muerte, porque el sacrificio de sí mismo libremente aceptado es el único medio para salvar al mundo.
¿Estamos nosotros dispuestos a seguir sus pasos o trataremos disuadirlo?

Sábado, 8. Septiembre 2018 - 17:32 Hora
XXIII Domingo TO (Ciclo B)

1ªL.- El profeta llama a una nueva confianza en Dios: la victoria sobre los enemigos está conseguida y con ella llega la liberación de Israel. El que redime viene como "salvador" que sana todas las debilidades del cuerpo. Esta profecía tendrá en Jesús su máximo cumplimiento

2ªL.- La carta se dirige a la comunidad que ha desviado el mensaje de Jesús. El autor les avisa la contradicción en que viven: mientras Dios ha puesto como condición del reino el rechazo a las riquezas, para enriquecer a los que eligen la pobreza, pero la comunidad sigue contando con las riquezas como un valor.

Ev.-La curación del sordomudo constituye una imagen del programa de Jesús: todo el hombre queda sanado. Las dolencias que deforman la creación de Dios quedan eliminadas y vuelve a brillar el esplendor original. Es un signo de la creación nueva que Dios realizará algún día.

PARA LLEVARLO A LA VIDA

Los signos con que los profetas habían descrito los tiempos mesiánicos se cumplen en la actividad de Cristo: los ciegos ven, los sordos oyen, los cojos andan, los mudos hablan. Con Jesús ha llegado el reino de Dios pero, no no quiere que las gentes le reconozcan como mesías, por que este título se malinterpretaba y había de ser purificado por la cruz.

-Jesús realiza con el sordomudo unos gestos taumatúrgicos en los que le reconocemos como salvador. Con el comienza una nueva creación de Dios. Si en el Génesis se recalca, tras cada obra divina, que vio Dios que "estaba bien". aquí las gentes reconocen que Cristo "todo lo ha hecho bien".

En el tiempo de Jesús se consideraba que, no pudiendo oír la ley, no podría cumplirla y, no pudiendo hablar, no podía alabar a Dios, era como un muerto para la vida religiosa, falto de fe, por no haber podido recibir el anuncio de la palabra divina.

El sordomudo vive aislado, en su mundo, no tiene posibilidades de relación con los demás. No puede expresarse él ni puede comprender a los demás. La curación era como una especie de nacimiento de nuevo. Queda abierto a la palabra divina y recibe posibilidad de responder a ella. Ha sido abierto por la palabra de Dios y esto le permite una relación nueva.

Descubrir a Jesús lleva a la comunicación con los otros y a proclamar la llegada del reino.

La sordera hacia las interpelaciones de los hermanos y hacia los retos de nuestro mundo, no sólo se debe a nuestra pereza, sino a nuestra sordera hacia la palabra de Jesús.

Pidamos a Dios que abra nuestros oídos y purifique nuestros labios, para que podamos anunciar dignamente la buena noticia del reino.

Vieja contribución

Iniciar sesión