Usted está aquí: Inicio

Miguel P. León Padilla

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Miércoles, 8. Julio 2020 - 13:29 Hora
XIV DOmingo del TO (Ciclo A)

1ªL.- Lleno de gozo por la venida del rey anunciado, el profeta canta y anima a Jerusalén para que se alegre con él en este suceso de salvación. El mesías entra en Jerusalén mansamente. A diferencia de los conquistadores, que cabalgan en briosos corceles, el Mesías hace su entrada sobre un humilde asno, la cabalgadura tradicional de los campesinos. Y es que su reinado no se mantiene con la violencia, sino con el amor y la justicia.
2ªL.-La antítesis carne-espíritu refiere a la situación del hombre-en-sí o del hombre apoyado en la gracia que Dios le ofrece por medio de Cristo. Andar según la carne es contentarse con los propios recursos, el que conscientemente rechaza la oferta de salvación- no tiene otra desembocadura que la "muerte" ; mientras que el hombre-espíritu tiene la perspectiva segura de "vida".
Ev.-El misterio del Reino no es accesible a esta clase de sabiduría humana. La acción de gracias significa en este caso concreto la aceptación del plan o designio de Dios. Y este plan no puede ser aceptado más que por aquéllos que se presentan ante Dios conscientes de su vaciedad y pequeñez, con la pobreza sustantiva que caracteriza al ser humano, con la actitud humilde y "desesperada" búsqueda de algo o Alguien que sea capaz de llenar la propia vida.
PARA LLEVARLO A LA VIDA
Los "sabios y prudentes" son las personas cultas y mejor formadas, de las que cabría esperar una mejor comprensión del evangelio, pero su autosuficiencia es el mayor obstáculo para aceptar la sencillez y la simplicidad del Evangelio y de la vida. Creen saberlo todo y por eso Dios confunde su sabiduría. Sabios y prudentes eran en tiempo de Jesús los escribas y fariseos que rechazan el Evangelio. Por el contrario, la "gente sencilla" son mujeres y hombres que no tienen ni bienes ni cultura; gente modesta de mar o de campo; aquellos nobles de corazon que por no saber interpretar la Ley o no conocer sus preceptos, eran despreciados por los fariseos y los escribas.

Todos estos son "la gente sencilla" y "los pobres" cuando buscan, preguntan y se abren a la gracia y a la verdad de Dios. En el rechazo que padece el evangelio de parte de los "sabios y prudentes" y en la acogida que recibe en la "gente sencilla", como sus discípulos, ve Jesús los planes de Dios y los acepta con entusiasmo. La exclamación gozosa de Jesús y su alabanza al Padre está animada por el Espíritu de Dios. Sólo a Jesús se ha revelado el Padre en plenitud y le ha entregado todo su poder. Jesús es el único Mediador, porque es el Hijo amado del Padre y está lleno de verdad y de vida para que de él todos participemos.
Los "cansados y agobiados" son todos los que se afanaban inútilmente en el cumplimiento de la Ley y de las tradiciones. Los fariseos imponíanun fárrago de obligaciones que ellos mismos no podían soportar y no cumplían. Y conseguían atormentar las conciencias haciendo que se sintieran culpables. Jesús quiere ser un alivio para todos estos. Sin embargo, este alivio es a su vez un yugo, pero más ligero, porque es el yugo del amor. Y es "suave" porque el mismo Jesús lleva ese yugo como ningún otro.
"Manso y humilde de corazón" significa que sabe comprender a los pobres y a los humildes, porque padece con ellos y es pobre lo mismo que ellos.

Sábado, 4. Julio 2020 - 19:40 Hora
XIII Domingo TO

1L.- El nombre de Eliseo significa: Dios salva. Y eso es lo que su acción quiere afirmar. El pesar de unos padres sin hijos encuentra su alivio en un hijo, que es reconocido como gratuito don de Dios. La salvación total es vivida en pequeñas salvaciones.
2L.-Los que se incorporan a la muerte de Cristo por el bautismo participan también de la nueva vida que se manifiesta en la resurrección de Cristo. Saliendo del agua significamos esta resurrección a la nueva vida.
Ev.- Los discípulos de Jesús, que quieren ser plenamente consecuentes con las exigencias cristianas han de saber asumir que han de renunciar a todo y a todos, aun a lo más querido, que encontraran incomprensión, división, lucha.
PARA LLEVAR A LA VIDA
Jesús pone el acento en lo absoluto del reino, en la total disponibilidad que debe manifestar el que va por los caminos de la fe. El discípulo de Jesús ha de ser suficientemente libre como para que el amor humano, no sea un impedimento para seguir a Cristo. Colocar el amor a los padres y a los hijos y el amor a Cristo uno junto al otro, no significa desprecio para el primero sino subrayar la exigencia y el sentido de totalidad que ha de tener el amor a Cristo.
Y ese seguimiento es como tomar la cruz junto al Maestro, como signo de la actitud de entrega personal y de sufrimiento que esto lleva consigo; "cargar con la cruz" tiene un sentido muy concreto. Hace alusión al momento en que el condenado comenzaba el camino que le llevaba a la ejecución, abandonaba la sala del tribunal para salir ante la multitud hostil. Lo más terrible no era la ejecución final sino haber sido expulsado de la comunidad y ser objeto del desprecio general. Seguir a Jesús significa arriesgarse a un tipo de vida que es tan difícil como el del último camino del condenado a la cruz.
"El que os recibe a vosotros, me recibe a mí...". La dignidad le viene al discípulo por la palabra que le ha sido confiada por Jesús. "Recibir" no significa tanto ofrecerle hospitalidad, como aceptar la palabra de la que es portador. La actitud que se adopte con el enviado es reflejo de la actitud que se tiene hacia Cristo.
La denominación de "profeta" y "justo" subraya tanto la dignidad de aquel que es enviado como la del que lo recibe ("tendrá paga de profeta" . Nada de lo que se haga a los enviados del Cristo será considerado sin importancia.

Vieja contribución

Iniciar sesión