Usted está aquí: Inicio

Miguel P. León Padilla

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Lunes, 21. Noviembre 2022 - 07:27 Hora
I Domingo de Adviento (Ciclo A)

1L.- El profeta deescribe un río peregrinante de todos los pueblos, que caminan juntos hacia hacia Dios. A una cima de esperanza, de instrucción, justicia y paz, a la cual se llega decidiendo caminar desde ahora a la luz del Señor.
2.L.- S.Pablo alienta a Valorar el tiempo que nos ha tocado vivir, lleno de riesgos y de posibilidades. Aún hay noche, pero también mucha luz. Seamos dignos, lúcidos, luminosos.
Ev.-La espera de la segunda venida de Cristo, al final de los tiempos, no se realiza como holgazanes que duermen el sueño beatífico de la evasión, sino desde la construcción de un mundo mejor. Por ello Jesús exhorta: «Velad», «¡Cuidado con el sueño religioso!»
PARA LLEVAR A LA VIDA
Iniciamos el nuevo ciclo litúrgico (la celebración de la fe y su vivencia a la escucha de la Palabra) con una invitación a la vigilancia.
Jesús compara lo sorpresivo de su segunda venida a lo que sucedió cuando el diluvio, que no avisó. Y la gente ni estaba preparada ni se dió cuenta.
Dios es imprevisible y sorprendente. Llega como el ladrón, pero no para robar, sino para regalar.
Vigilar es darse cuenta porque Dios sale al encuentro del Hombre a cada momento; Vigilad, para no perder la gracia del encuentro.
Hemos de vivir atentos, aguardando su llegada, vigilantes, no para defendernos, sino para abrir puertas; no para escondernos, sino para salir al encuentro, preparando los caminos.
La espera de la segunda venida de Cristo, requiere de una "atención serena" para ser fieles a la misión de cada uno.

Domingo, 20. Noviembre 2022 - 08:51 Hora
Solemnidad de Cristo rey

1L.-La designación divina y el reconocimiento del pueblo son los dos pilares en que se apoya la institución real.
2L.- En Cristo ha querido el Padre reconciliar consigo y salvar a todos. Cristo ha muerto para que todos tengan vida, en su sangre se alcanza la reconciliación.
Ev.- Jesucristo en la cruz se manifiesta realmente como rey, pero no en el sentido de "poder temporal". Por eso se niega rotundamente a realizar un milagro bajando de el patíbulo.
PARA LLEVAR A LA VIDA
Este último domingo del año litúrgico, miramos la cruz de Jesús: el trono del servio y la entrega; no del poder y el sometimiento. Un tipo de realeza que sólo se descubre con fe y los ojos del corazón.
De los dos ladrones, ajusticiados junto a Cristo, solamente uno reconoce la divinidad de Jesús. La situacion es idéntica para ambos, pero sus actitudes son completamente distintas. Uno se queda en lo superficial y el resentimiento; y el otro sabe ir más allá y ver.., descubre la realeza de Cristo, dueño y señor de la vida y de la muerte. Dueño de sí, atiende a la humilde súplica del pobre crucificado que le pide ser acogido en su reino.
Cada uno de nosotros también atravesamos momentos en que experimentamos el sufrimiento, la enfermedad o el dolor, momentos en que nos sentimos pecadores y débiles. Siempre, pero más que nunca entonces hay que levantar la mirada a la cruz, y recordar que Jesús reina también en el padecimiento y nos escucha, con el mismo interés y amor con que lo hizo con su compañero de suplicio, invitándonos a confiar, a creer en él, a vivir nuestro sufrimiento a su lado, "con esperanza de Cielo" y con la certeza de que ni estamos solos ni es el final. Porque nuestro destino es la vida de su Reino.
Aunque ahora la desmemoria histórica obligue a silenciarlo. Con esta convicción, murieron nuestros mártires gritando: Viva Cristo Rey!
Cristo quiere poner su trono en corazones humildes y decididos a vivir íntegramente su Evangelio. Encontrará el tuyo dispuesto?

Vieja contribución

Iniciar sesión