Usted está aquí: Inicio

Pedro Heredia Martínez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote diocesano, de Linares (Jaén)

Sábado, 13. Agosto 2022 - 13:49 Hora
DOMINGO 14 DE AGOSTO

DOMINGO 14 DE AGOSTO

DOMINGO VEINTE

1.- Las palabras de Jesús en el evangelio de hoy aparecen, en verdad, desconcertantes:
“He venido a traer fuego… No paz, sino división...”
Sin embargo, en otras ocasiones, Jesús nos dice:
“Tengan paz los unos con los otros” (Mc.9,50)...”
“Mi paz les dejo, mi paz les doy”(Jn.14,27)...
“Padre, que todos sean uno” (Jn.17,21).
¿Cómo entender las palabras de Jesús? ¿No se contradice?

2.- LA MISIÓN DE JESÚS ES HACER REALIDAD EN NUESTRO MUNDO EL REINADO DE DIOS, EL HOMBRE NUEVO; pero lo nuevo supone que hay que dejar lo viejo; por eso Jesús dice:
“He venido a traer fuego a la tierra y ¡ojalá estuviera ya ardiendo!” (Lc.12,49).
- El fuego del que habla Jesús es símbolo de la destrucción:
+ Del mundo del pecado,
+ De la impureza en que vive la humanidad,
+ De los poderes de opresión y de todo cuanto huele a hombre viejo; por eso la primera predicación de Jesús es decir:
“Convertíos” (Mc.1,15).
- Pero quienes viven cómodos en lo viejo, no les gusta el cambio, la novedad.
Esto ha ocurrido siempre:
+ JEREMÍAS fue el profeta de la reforma de Judá y, por tanto, fuego que devoraba cuanto a la reforma de Dios se le oponía.
Esto le llevó a ser acusado por los amigos de lo viejo de “desmoralizar al ejército y de buscar la desgracia del pueblo”, como nos dice la primera lectura.
+ Jesús anuncia también UN MENSAJE NUEVO (el evangelio) y, para ello, pone al descubierto todo pecado que es necesario destruir desde su raíz.
Por eso se encuentra también con los interesados de que nada cambie y llegaron hasta quitarle la vida.
- Quienes viven de la injusticia, de la corrupción, del pecado no están interesados en ningún fuego purificador

3.- Esta realidad sigue siendo hoy también una SITUACIÓN REAL:
- Hoy SOBRAN LOS PROFETAS, los anunciadores de la Nueva Noticia.
- Hoy hay también mucha gente INTERESADA EN QUE NADA CAMBIE porque viven a costa del pecado:
+ ¡Cuántos jóvenes quisieran salir del camino torcido por el que van sus vidas y sus mismas amistades se lo impiden porque no les inno les interesa que cambien!
+ ¡Cuánta gente quisiera salir del ambiente corrupto en que vive; pero los amigos o familiares le aconsejan lo contrario.
NO LES INTERESA QUE CAMBIEN.
+ ¡Cuántas ilusiones frustradas porque los que se ponen a nuestro alrededor NO LES INTERESA QUE EMPECEMOS UNA NUEVA VIDA, EL CAMBIO.

4.- Fuego y bautismo se identifican. Cristo quiere que nos bauticemos, que PRENDAMOS EL FUEGO DE LA RENOVACIÓN:
+ QUITANDO todo cuanto es muerte y pecado en nosotros
+ PURIFICÁNDONOS Y CREANDO el hombre nuevo con nuevas actitudes.
- SER CRISTIANO ES DURO:
+ EMPEZAR una nueva vida con nuevos valores no es fácil.
+ Nos vamos a encontrar con gente que nos diga que “el pasado siempre fue mejor;” pero merece la pena dejar la ropa vieja y estrenar nueva vida.
PERO NUESTRA FE SIEMPRE MERECE UN CAMBIO QUE NOS LLEVE A SER MEJORES.

Lunes, 8. Agosto 2022 - 08:28 Hora
DOMINGO 14 DE AGOSTO Y FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE MARÍA

DOMINGO VEINTE

1.- Las palabras de Jesús en el evangelio de hoy aparecen, en verdad, desconcertantes:
“He venido a traer fuego… No paz, sino división...”
Sin embargo, en otras ocasiones, Jesús nos dice:
“Tengan paz los unos con los otros” (Mc.9,50)..
“Mi paz les dejo, mi paz les doy”(Jn.14,27)...
“Padre, que todos sean uno” (Jn.17,21).
¿Cómo entender las palabras de Jesús? ¿No se contradice?

2.- LA MISIÓN DE JESÚS ES HACER REALIDAD EN NUESTRO MUNDO EL REINADO DE DIOS, EL HOMBRE NUEVO; pero lo nuevo supone que hay que dejar lo viejo; por eso Jesús dice:
“He venido a traer fuego a la tierra y ¡ojalá estuviera ya ardiendo!” (Lc.12,49).
- El fuego del que habla Jesús es símbolo de la destrucción:
+ Del mundo del pecado,
+ De la impureza en que vive la humanidad,
+ De los poderes de opresión y de todo cuanto huele a hombre viejo; por eso la primera predicación de Jesús es decir:
“Convertíos” (Mc.1,15).
- Pero quienes viven cómodos en lo viejo, no les gusta el cambio, la novedad.
Esto ha ocurrido siempre:
+ JEREMÍAS fue el profeta de la reforma de Judá y, por tanto, fuego que devoraba cuanto a la reforma de Dios se le oponía.
Esto le llevó a ser acusado por los amigos de lo viejo de “desmoralizar al ejército y de buscar la desgracia del pueblo”, como nos dice la primera lectura.
+ Jesús anuncia también UN MENSAJE NUEVO (el evangelio) y, para ello, pone al descubierto todo pecado que es necesario destruir desde su raíz.
Por eso se encuentra también con los interesados de que nada cambie y llegaron hasta quitarle la vida.
- Quienes viven de la injusticia, de la corrupción, del pecado no están interesados en ningún fuego purificador

3.- Esta realidad sigue siendo hoy también una SITUACIÓN REAL:
- Hoy SOBRAN LOS PROFETAS, los anunciadores de la Nueva Noticia.
- Hoy hay también mucha gente INTERESADA EN QUE NADA CAMBIE porque viven a costa del pecado:
+ ¡Cuántos jóvenes quisieran salir del camino torcido por el que van sus vidas y sus mismas amistades se lo impiden porque no les inno les interesa que cambien!
+ ¡Cuánta gente quisiera salir del ambiente corrupto en que vive; pero los amigos o familiares le aconsejan lo contrario.
NO LES INTERESA QUE CAMBIEN.
+ ¡Cuántas ilusiones frustradas porque los que se ponen a nuestro alrededor NO LES INTERESA QUE EMPECEMOS UNA NUEVA VIDA, EL CAMBIO.

4.- Fuego y bautismo se identifican. Cristo quiere que nos bauticemos, que PRENDAMOS EL FUEGO DE LA RENOVACIÓN:
+ QUITANDO todo cuanto es muerte y pecado en nosotros.
+ PURIFICÁNDONOS Y CREANDO el hombre nuevo con nuevas actitudes.
- SER CRISTIANO ES DURO:
+ EMPEZAR una nueva vida con nuevos valores no es fácil.
+ Nos vamos a encontrar con gente que nos diga que “el pasado siempre fue mejor;” pero merece la pena dejar la ropa vieja y estrenar nueva vida.
PERO NUESTRA FE SIEMPRE MERECE UN CAMBIO QUE NOS LLEVE A SER MEJORES.


FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE LA
VIRGEN MARÍA


“Feliz tú porque has creído” (Lc.1,45)

- La figura de María, su personalidad, su fe, su humanidad y todos los valores que adornan su vida, NOS FASCINAN A TODOS CUANTOS NOS ACERCAMOS A ELLA.
Como decía San ANTONIO DE PADUA:
“El nombre de María es la alegría para el corazón,
miel para los labios y la melodía para el oído de sus
devotos.”
- La primera parte del evangelio que hoy leemos (Lc.1,39-45) nos narra LA VISITA DE MARÍA, YA EMBARAZADA, a su prima Isabel que está de seis meses también embarazada, a pesar de su vejez y esterilidad (Lc.1, 36).
CIERTAMENTE, como decía el ángel a María, que “para Dios nada hay imposible” (Lc.1,37).
- María lleva en su seno al divino niño Y SU PRESENCIA EN LA CASA DE ISABEL, SU PRIMA:
+ HACE SALTAR DE GOZO al niño que Isabel lleva en su seno (Lc.1,41.44).
+ Y LLENA A ISABEL DE LA GRACIA de Espíritu Santo (Lc.1,41).
- María APARECE, COMO LA MUJER CREYENTE, la agraciada por haber sido elegida para ser la madre del Señor (Lc.1,43).
Por eso, su prima Isabel LE DICE:
“¡Feliz tú porque has creído!” (Lc.1,45).

2.- La segunda parte del evangelio de hoy (Lc.1,46-56) es UN CANTO PRECIOSO, puesto por San Lucas en la boca de María, “EL CANTO DEL MAGNIFICAT”.
- El Magnificat ES EL CANTO DE LOS POBRES, los sencillos y humildes, pero llenos de una profunda fe en Dios, como María.
- El canto del Magnificat es el canto de una gran mujer que, AL MIRAR SU VIDA MISMA, no puede sino cantarle a Dios de esta manera.
- María HA SENTIDO EN LA PROPIA HISTORIA DE SU VIDA la verdad que se manifiesta en su canto:
- María ES CONSCIENTE DE SER:
+ UNA MUJER POBRE y sencilla, nacida en un pueblo sencillo, una mujer sin realengo alguno, a no ser la grandeza de su fe (Lc.1,38.45) que le mueve a poner su vida siempre al servicio de Dios y de los hombres, como lo hizo con su prima Isabel (Lc.1,56).
+ María es CONSCIENTE DE SU POBREZA; pero, a pesar de ello, Dios:
“Ha puesto sus ojos en la pequeñez de su esclava” (Lc.1,48).
+.- Dios le ha hecho MADRE DE SU MISMO HIJO (Lc.1,35).
+.- Le HA ENRIQUECIDO con su gracia (Lc.1,28).
+ María es consciente de que Dios está de su parte, como le dice el ángel:
“El Señor está contigo” (Lc.1,28).
+ María es COSCIENTE DE QUE DIOS HA HECHO EN ELLA MARAVILLAS; POR ESO DICE:

“El Señor hizo en mí maravillas” (Lc.1,49).
+ Por todo ello María SE SIENTE FELIZ POR SER UNA MUJER CREYENTE y así se lo dice su prima Isabel:
“Bendita tú porque has creído” (Lc.1,42).

2.- Con toda razón, pues, al ver María, la mujer pobre y sencilla, las grandes maravillas que Dios ha hecho en ella (Lc.1,49), NO TIENE MÁS REMEDIO QUE HACER ESTE CANTO, el canto de los pobres y humildes que son conscientes de que Dios está con ellos.
- María SE HA DADO CUENTA, por su propia historia de fe, de que:
+ DIOS NO ESTÁ DE PARTE DE QUIENES OPRIMEN con su poder a los sencillos y humildes; por eso, dice:
“Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes” (Lc.1,52).
+ Por eso, el canto del Magnificat, en una sociedad como la nuestra, suena hoy como UNA AUTÉNTICA PROTESTA ante tanta hambre, miseria y falta de trabajo como ha creado y sigue creando mucha gente irresponsable.
- Dios no está de parte de quienes sólo sueñan EN ENGORDAR SU CARTILLA DE AHORROS a costa de los pobres, sino de los que son víctimas del poder opresor y del dinero (Lc.1,53)
JOSÉ LUIS MARTÍN DESCAZO dice que el canto del Magnificat “es verdaderamente una canto revolucionario,” a la vez que hace una alusión en su comentario a aquella bella oración que el obispo brasileño HELDER CÁMARA hacía a “a la Virgen de la liberación” en la que se dice:
“¿Qué hay en ti, en tus palabras, en tu voz,
cuando anuncias en el Magnificat
la humillación de los poderosos
y la elevación de los humildes,
la saciedad de los que tienen hambre
y el desmayo de los ricos,
que nadie se atreve a llamarte revolucionaria,
ni mirarte con sospecha?
¡Préstanos tu voz y canta con nosotros!”

3.- Una mujer así, como María, no puede SINO ESTAR GOZANDO, a raíz de su muerte, de la VIDA y la gloria del Dios en quien siempre creyó.
- Si alguien se merecía vivir para siempre en la casa del Padre, nadie como María, LA MUJER QUE SIEMPRE LE DIJO A DIOS “SÍ”.
Qué bien cantaba el poeta español GERARDO DIEGO en su poema a la Asunción de María:
“¿A dónde va, cuando se va, la llama?
¿A dónde va, cuando se va, la rosa?
¿Qué regazo, qué esfera deleitosa,
qué amor del Padre la alza y la reclama?

Esta vez como aquélla, aunque distinto;
el Hijo ascendió al Padre en pura flecha.
Hoy va la Madre al Hijo, va derecha,
al Uno y Trino, al trono en su recinto.”





Iniciar sesión