Usted está aquí: Inicio

Pedro Heredia Martínez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote diocesano, de Linares (Jaén)

Lunes, 19. Abril 2021 - 09:54 Hora
DOMINGO CUARTO DE PASCUA

CUARTO DOMINGO DE PASCUA
(Jn.10,11-18)
DOMINGO CUARTO DE PASCUA (Jn.10,11-18)

“Yo soy el buen pastor… El buen pastor da su vida por las ovejas” (Jn.10,11).

1.- Hoy, cuarto domingo de Pascua, se celebra el día del Buen Pastor; por eso, todos los años, en este día, se lee un trozo del capítulo 10 del evangelio de San Juan, en el que Jesús se llama a sí mismo el Buen Pastor (Jn.10,11.14).
- En el Antiguo Testamento no sólo se llamaba pastor al que cuidaba de las ovejas. También se le llamaba pastor:
+ A Dios, como dice el salmista: “El Señor es mi pastor, nada me falta, por lugares tranquilos me hace reposar” (Salm.23,1).
+ A los jefes políticos y religiosos de Israel (2Sam.7,7).
+ Al Mesías prometido (Ezeq.34,23-24).
- EN EL EVANGELIO DE HOY JESÚS SE LLAMA A SÍ MISMO EL BUEN PASTOR (Jn.10,11).
- El Buen pastor:
+ No es el jefe que se impone y silencia la voz de las ovejas, sino el que las guía para que sean ellas mismas quienes caminen en libertad (Jn.10,9). Como decía el sudafricano Nelson Mandela: “Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.”
+ No es el falso líder que se cree el superior de todos, sino el servidor que calladamente se las juega por todos (Jn.10,12.15.17-19).
+ No es el que ordena y manda como cualquier dictador de este mundo (Jn.10,12), sino el que sirve y no le importa correr el riesgo de perder la vida con tal de salvar a sus ovejas, los seres humanos (Jn.10,10).
+ No es el soldado que enguerrilla, sino la mano reconciliadora que une a todos en un solo redil (Jn.10,16).
+ No es el que golpea con su bastón de mando a diestra y siniestra, sino el que acoge a todos sin distinción alguna (Jn.10,16).
+ No es el falso líder que dispersa y divide, sino el que une a todos, a los de cerca y a los de lejos formando un pueblo justo y solidario (Jn.10,16).
+ No es el que se busca a sí mismo para levantar su ego a costa de la humillación de los otros, sino el que arriesga todo por el bien de todos sin buscar intereses personales algunos (Jn.10,1-2). Como decía el profesor americano Robert Townsend.: “El verdadero liderazgo debe ser para el beneficio de los que siguen, no para el enriquecimiento de los líderes.”
- Ya lo denunciaron los profetas, cuando decían a los jefes políticos y religiosos de su tiempo: “¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos!... Vosotros os habéis tomado la leche, os habéis con su lana, habéis sacrificado las ovejas más pingues; no habéis apacentado el rebaño. No habéis fortalecido a las ovejas débiles.., ni buscado a la descarriada… Mis pastores no se ocupan de su rebaño..., se apacientan a sí mismos” (Ezeq.34,1-8).
- Así mismo Jesús, como los grandes profetas de Israel, sentía verdadero dolor al ver cómo los pastores políticos y religiosos de su tiempo habían abandonado a su pueblo: “Al ver la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos, como ovejas sin pastor” (Mt.9,36)… ¡No les importan las ovejas”! (Jn.10,8.10.12-13).

2.- Hoy, como ayer, existen muchos pastores, muchos falsos líderes que se creen los mesías de los pueblos; pero, en realidad:
+ Son timadores de los pueblos.
+ Sólo buscan su yo y la lana de las ovejas.
+ Se olvidan de los más humildes.
- Los pueblos no necesitan falsos mesías ni falsos líderes sino buenos pastores, como Jesús.
- JESÚS se llamó a sí mismo “EL BUEN PASTOR”. La verdad es que toda su vida fue:
+ Un darse siempre a los demás, hasta la misma cruz (Jn.10,11) para salvar a todos (Jn.10,9).
+ Un ofrecer su vida en beneficio siempre de la vida de los hombres (Jn.10,10.15.17-18).
+ Un estar siempre al servicio de todos, sin distinción alguna (Mc.10,45).
+ El que es capaz de arriesgar su vida para salvar la nuestra (Jn.10,11.17).

3.- Todos tenemos que ser en la vida un poco de buenos pastores y un poco de buenas ovejas:
- PASTORES: no en el sentido de mesías-salvadores, sino en el sentido de estar siempre al servicio de los demás.
- OVEJAS: no en el sentido de ser masa amorfa fácilmente moldeable por cualquiera y sin personalidad propia, sino en el sentido:
+ De ser siempre gente sencilla.
+ De estar abiertos siempre a la palabra de nuestro Buen Pastor, Jesús que nos conduce y nos abre caminos para que nadie nos engañe ni nos manipule.
+ De poner nuestra lana, nuestras posibilidades al servicio de los demás, como cantaba el dramaturgo español Luis de Góngora:

“Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.

Por descubrirte mejor
cuando balabas perdida,
dejé en un árbol la vida,
donde me subió el amor;
si prendas quieres mayor,
mis obras hoy te la den.

Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.

Pasto al fin tuyo hecho,
¿cuál dará mayor asombro,
el traerte yo en el hombro,
o traerme tú en el pecho?
Prendas son de amor estrecho,
que aún los más ciegos las ven.

Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.”

4.- El mundo político y religioso de hoy necesita de líderes que sean buenos pastores del pueblo, de las comunidades cristianas al estilo de Cristo:
+ Líderes y pastores que se entreguen al servicio del pueblo, como el Buen Pastor, Cristo.
+ Líderes y pastores que no busquen engordarse a costa del pueblo, sino que estén dados sin interés egoísta alguno al servicio de todos, como el Buen Pastor, Cristo.
¡Qué bellas palabras las de Lope de Vega en su poema al Buen Pastor:
“Pastor que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño,
Tú que hiciste cayado de ese leño,
en que tiendes los brazos poderosos,

vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguirte empeño,
tus dulces silbos y tus pies hermosos.”

Iniciar sesión