Usted está aquí: Inicio

Pedro Heredia Martínez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote diocesano, de Linares (Jaén)

Lunes, 3. Agosto 2020 - 07:47 Hora
PEDRO HEREDIA MARTINEZ

DOMINGO DIECINUEVE (Mt.14,22-33).

“Ahora que es de noche y no hay luna, yo te digo: “creo”
(Loidi).

1.- Todos sabemos por propia experiencia que en la vida no todo es de color de rosa y, aunque así fuera, toda rosa conlleva su espina.
- La vida conlleva, como nos dice el evangelio de hoy, tempestades muy fuertes, momentos muy difíciles de superar.
Como dice el sueco INGMAR BERGMAN:
“La vida es una ininterrumpida e intermitente sucesión de problemas que sólo se acaban con la muerte.”
- La vida es como un navegar en el que algunas veces las tempestades y el oleaje son demasiado fuertes y hay momentos en que sentimos el temor de hundirnos, como Pedro (Mat.14,30).
+ El mundo está sumido en un mar de problemas de los que parece que no podemos salir.
+ Nosotros mismos pasamos por problemas y pruebas bastante duras, muchas veces: enfermedades, desgracias, reveses económicos, familiares, de salud, decepciones, engaños...
+ Otras veces nos vemos como abandonados al vaivén de esta sociedad que nos acosa y que no nos deja mirar hacia qué puerto nos dirigimos.
+ Y hasta muchas veces, hundidos en la aguas de la mediocridad y del vacío de la vida y la desesperanza, nos da la sensación de no querer seguir remando.
+ Cuando nos vienen estas fuertes tempestades, slemos tomar posturas que, en vez de levantarnos con más fuerza, nos hunden en un abismo más profundo.
+ Nos quedamos mirando, como Pedro, a la violencia del viento y empezamos a hundirnos (Mat.14,30).

2.- Es precisamente en esos momentos difíciles por los que pasamos en la vida, cuando necesitamos de una manera especial la fe.
+ La fe es fuerza que nos mantiene en pie y nos hace seguir caminando, aunque la meta parezca imposible de conseguirla.
+ La fe nos da confianza en nosotros mismos y nos hace sacar fuerza aún de nuestra propia debilidad.
+ La fe nos hace mirar los problemas cara a cara, sin miedos que nos acobarden o nos hagan vacilar.
+ La fe es la que nos hace echarle corazón y coraje a la vida y sus tormentas.
+ La fe es la que nos lleva a decir en esos momentos difíciles de la vida: “Señor sálvame”, como decía Pedro, cuando se llenó de miedo ante los fuertes oleajes que parecían que le iban a hundir en las aguas del mar (Mat.14,31).
San Pablo decía a los Romanos:
“¿Quién nos apartará del amor de Dios? ¿Las tribulaciones? ¿Las angustias? ¿La persecución? ¿El hambre? ¿La enfermedad? ¿El peligro?... De todo ello saldremos victoriosos gracias a Aquel que nos ama” (Rom.8,35-37).
+ La fe nos dice que no estamos solos en ningún momento, que Dios está allí, más allá del viento huracanado, del terremoto o del fuego; está allí en lo más profundo del silencio de nuestro corazón, como lo descubrió el profeta Elías (IRey.19,9-13).
+ La fe nos dice que nunca estamos solos en las tinieblas de la vida; que Dios está siempre siendo esa luz que nos hace seguir viviendo en medio de la oscuridad.
+ La fe es la que nos hace decir con firmeza como decía LOIDI:
“Ahora que es de noche y no hay luna, yo te digo: “creo.”
+ La fe es lo que le llevaba a decir al gran poeta bengalí RABINDRANATH TAGORE:
“No pida nunca yo estar libre de peligros, sino desnudo para afrontarlos.”
- LA VIDA ES UN NAVEGAR EN EL MAR DE ESTE MUNDO, MUCHAS VECES EMBRAVECIDO.
+ SÓLO EN LA FE ENCONTRAMOS LA FUERZA PARA NO HUNDIRNOS, PUES POR ELLA SABEMOS QUE DIOS ESTÁ ALLÍ, DONDE PARECE QUE NO ESTÁ, ANIMÁNDONOS PARA QUE NO DEJEMOS DE REMAR.
Como decía el poeta español JUAN DESTINADO en aquellos su bellos versos:
“Si el barro te cubre las rodillas,
si al levantarte, te vuelves a caer,
si tus sueños se han tornado pesadillas,
no renuncies al tesoro de la fe.

Si has decidido dar todo por hecho
y piensas que no hay más que hacer,
si no sientes el latido de tu pecho,
entonces busca el sonido de la fe.

Fe, en el sentimiento más sagrado.
Fe, cuando tomes una decisión.
Fe, en los que te han ayudado.
Fe, cuando yo quiera ser yo.
No es cuestión de mover montañas
sino de luchar por tu realidad.
Saca la voluntad de tus entrañas,
no dejes de creer hasta el final.”

Iniciar sesión