Usted está aquí: Inicio

Pedro Heredia Martínez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote diocesano, de Linares (Jaén)

Domingo, 7. Enero 2018 - 19:10 Hora
SEGUNDO DOMINGO DEL AÑO

SEGUNDO DOMINGO ORDINARIO (Jn.1,35-42).

“Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a que renueve hoy mismo su encuentro personal con Jesucristo, o al menos, tome la decisión de dejarse encontrar por Él, de buscarlo cada día sin descanso. No hay motivo por el cual alguien pueda pensar que esta invitación no es para él” (Papa Francisco).
Se cuenta que una vez dos monjes que iban en peregrinación, al pasar un río muy caudaloso, se encontraron en una orilla a una bella mujer que no se atrevía a pasar el río. Uno de los monjes, al darse cuenta de ello, invitó a la mujer a que se subiera a sus espaldas y así la pasó a la otra orilla donde la dejó.
Los dos monjes siguieron su camino y al cabo de una hora el otro monje le reclamó al que había cargado a la mujer en sus espaldas: “No está bien que un monje toque a una mujer; eso va contra la moral. ¿Cómo hiciste eso? ¿No ves que actuaste mal? Y el monje que había pasado a la mujer a la otra orilla del río, le respondió: “Hermano, yo dejé a la mujer a la orilla del río hace una hora; usted todavía la lleva consigo”.
- La VERDAD ES QUE:
+ El primero de los monjes tuvo un encuentro personal con la mujer y, por eso, le ayudó a pasar el río.
+ El segundo se encontró con un objeto y, por eso, mal miró a la mujer y a su compañero.
- EL ENCUENTRO PERSONAL CONLLEVA:
+ CONSIDERAR al otro tan persona humana como yo y, por lo tanto, como alguien que se merece mis respetos y mis consideraciones. El otro, como nos dice San Pablo, en la segunda lectura, es “Templo del Espíritu Santo” (Icort.6,19).
+ RESPETAR al otro como otro sin pretender manipularle y hacerle objeto de nuestros gustos o caprichos. .
- EL ENCUENTRO PERSONAL NO ES UN ENCUENTRO CON COSAS SINO CON PERSONAS.
2.- En el evangelio que acabamos de escuchar, Juan el Bautista PROVOCA UN ENCUENTRO PERSONAL de dos de sus discípulos con Jesús:
+ AL VER PASAR A JESÚS les dice:
“Ese es el cordero de Dios” (Jn.1,36).
+ Los discípulos, gente inquieta, SE LANZAN AL ENCUENTRO CON JESÚS (Jn.1,39).
+ Y Jesús SE LES HACE EL ENCONTRADIZO y les invita a compartir con él. Ese encuentro personal con Jesús duró todo el día (Jn.1,38-39).
- Ese encuentro personal con Jesús fue tan fructífero para los discípulos de Juan que EMPEZARON A CREER EN JESÚS Y DECIDIERON SEGUIRLE y ser misioneros para que otros también creyeran, como lo hizo Felipe, el hermano de Simón Pedro (Jn.1,40-42).
Como dice el PAPA FRANCISCO;
“Toda vocación verdadera se inicia con un encuentro con Jesús.”
3.- LA VERDADERA FE:
+ No es un encuentro con simples ideologías.
+ No es un encuentro con ritos o cosas religiosas.
+ En la vida de Jesús hubo mucha gente que sólo buscaba en él cosas religiosas o milagritos; pero nunca creyeron.
+ TIENE SU ORIGEN en un encuentro con Jesús.
- MUCHOS DE NUESTROS CRISTIANOS, más que un encuentro personal con Jesús, lo que han tenido es un encuentro con cosas religiosas.
LA VERDADERA FE, sin embargo, debe ser siempre UN ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS que conlleva, como hemos visto en el evangelio de hoy, un serio compromiso en el seguimiento a Jesús hasta el punto de cambiar nuestra vida y convertirnos en auténticos misioneros, como lo hicieron los discípulos de Juan el Bautista.
Como dice el mejicano NOEL DÍAZ:
“En los evangelios vemos que Jesús tuvo muchas experiencias de diálogo con diferentes personas y la vida de la gran mayoría de esas personas, que tuvieron un contacto directo y personal con Jesús, les cambió por completo. Respecto a esto, quiero afirmar con toda seguridad en mi corazón que es sumamente importante que nosotros los católicos entendamos esto: Si no logramos tener una experiencia personal de Dios, será muy difícil para nosotros entender el plan divino. Los católicos de hoy tenemos que darle lugar a este momento de encuentro con Cristo, el mismo encuentro que también vivieron los primeros discípulos, una experiencia tan dinámica y profunda que les estremeció la vida y nunca más fueron los mismos. El verdadero discípulo de Jesucristo es aquella persona que ha tenido este encuentro con Jesucristo, de tal manera que su vida, a partir de ese momento, jamás vuelve a ser la misma de antes.”

SÓLO EL ENCUENTRO PEROSNAL CON JESÚS ES CAPAZ DE ARRANCAR, EN VERDAD, LA FE Y HACERNOS CAMBIAR DE VIDA.
Como del PAPA FRANCISCO:
“Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a que renueve hoy mismo su encuentro personal con Jesucristo, o al menos, tome la decisión de dejarse encontrar por Él, de buscarlo cada día sin descanso. No hay motivo por el cual alguien pueda pensar que esta invitación no es para él”.

Iniciar sesión