Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 4. Diciembre 2017 - 16:22 Hora
FIESTA DE LA INMACULADA Y 2º DOMINGO DE ADVIENTO


1) Inmaculada Concepción
2)
• Textos bíblicos

Génesis 3, 9-15, 20
Tres caídas y tres condenas con profecía liberadora “Enemistades pondré entre ti y la mujer”.

Salmo 97
Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas.

Efesios 1, 3-6. 11-12
Bendito Dios que por Cristo nos ha bendecido en toda clase de bienes y nos ha elegido para ser Santos.

Lucas 26, 38
Traduce el texto bíblico en la devoción del Ángelus: “El Ángel del Señor anunció a María y concibió por obra del Espíritu Santo. He aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu Palabra”. “El Verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros”.

• Ora con el salmo 97
Cantad al Señor un cántico nuevo porque ha hecho maravillas
El Padre Diego Martín que, en las fiestas marianas, se transportaba al cielo, así se expresaba: “Quisiera yo tener las voluntades de los ángeles y santos para amar a María como ellos la aman; quisiera tener las vidas de todos los hombres para darlas todas al servicio de la Madre de Dios”.
Un San Bernardo nos regaló el “Acordaos, oh piadosísima Virgen María”, que con tanta frecuencia recitamos…, y un San Francisco de Sales a sus 17 años sufría una depresión grave y le bastó entrar en un templo de París y leer en una tablita suspendida en la pared para recuperar la paz y la salud requebrantada: “Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han implorado tu protección haya sido abandonado”.
Con San Luis de Grignion de Monfort: “Por María, con María, en María y para María”, queremos vivir este día.

• Sugerencias pastorales
Como homenaje a la Santísima Virgen, sigamos algunos pasos del movimiento inmaculista: Papas, Concilios, Reyes, todos estaban por la Inmaculada; todos los sabios y santos de todos los tiempos han sido fervientes partidarios de la Inmaculada; las Universidades de ayer defendían por estatuto la Inmaculada; todas las órdenes religiosas rivalizaban en celo por María Inmaculada; literatos y artistas la honraban con sus plumas y pinceles “Nadie pise este portal/ sin que diga, por su vida,/ que María es concebida / sin pecado original,/” Así se leía en un cartel de la Universidad de Alcalá de Henares. Y el pueblo, en general, hacía profesión de fe en su saludo: “Ave María Purísima, sin pecado concebida”.
El salmo 97 en labios de María se hace Magníficat. Israel se libera de Babilonia por Ciro, rey persa, volviendo a ser pueblo de Dios. Dos grandiosas lecciones: la de los tres jóvenes y la de los Macabeos. Sidrac, Micac y Abdenago, arrojados al horno ardiente por negarse a dar culto idolátrico a Nabucodonosor; salvados por el Ángel salen ilesos mientras cantaban himnos de alabanza (Daniel 3, 59).
Proliferan las fiestas en honor de María como modelo orante y oferente que actualiza el drama de la libertad como en los albores de la creación frente a un mundo corrupto que San Pablo describe en su carta a los Romanos, aunque el mundo sencillo siempre ha sabido replicar con la verdad dogmática de la Inmaculada proclamada por Pío IX el 8 de diciembre de 1854 y confirmada por la misma Señora en Lourdes en 1858 confesando a Bernardette Souvirous “yo soy la Inmaculada Concepción”, y a nosotros nos ha enseñado a repetir miles de veces: Dios te salve María, llena eres de gracia…

saber interpretar los signos de nuestro tiempo sin dejarse engañar por las ofertas de los falsos maestros
• Sugerencias pastorales
¿Podemos vivir sin Dios? Felicidad y bendición, temas claves del salmo. Parra y olivo, pastor y viña nos llevan a San Juan en sus alegorías del buen Pastor y de la vid.
Adviento nos invita a dar el SÍ de obras de amor para vivir la Navidad. Marcos nos acompaña presentándonos la identidad de Cristo, Dios y hombre verdadero, y nos ayuda a abrazar la Cruz.
Y San Pablo en su carta a los Romanos pone las bases de nuestra cultura cristiana y en las cartas a los Corintios comienza a levantar el edificio.
Vivamos, pues, la consigna del Adviento: “Mirad, vigilad, velad”. “Mirad” con ojos de amor y esperanza; “vigilad” despiertos, preocupados por construir un mundo mejor; “velad” como el portero que espera a su Señor, como el centinela que otea el horizonte.

Domingo 2 ADVIENTO

• Textos bíblicos

Isaías 40, 1-5, 9-11
Consolad, consolad a mi pueblo que ha pagado sus crímenes. Preparad el camino del Señor, pues pronto llegará nuestro Dios con poder a apacentar su rebaño.

Salmo 84
Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación. La salvación está cerca y la fidelidad y justicia darán sus frutos.

2 Pedro 3, 8-14
Esperamos un Cielo y una tierra nueva donde brille la justicia. Dios no quiere que nadie perezca sino que todos se salven.

Marcos 1, 1-8
Con el Evangelio de Jesucristo Hijo de Dios Marcos nos invita a preparar el camino del Señor, poniendo en práctica hoy las enseñanzas del Bautista en el Jordán, y mañana oyendo a Jesús que nos bautiza con el Espíritu Santo.

• Ora con el salmo 84
El Salmo 84 es obra de los hijos de Coré, familia levítica, consagrada al servicio del templo en cuerpo y alma. Es como un resumen del Cantar de los Cantares y de los últimos capítulos del Apocalipsis.
Con los hijos de Coré orientamos nuestra reflexión a los cuatro puntos cardinales de la geografía del espíritu: “misericordia, verdad, justicia y paz”.
Con relación a la misericordia basta volver a contemplar el cuadro de Rembrandt “El regreso del hijo pródigo”.
El cuadro cuenta la historia de Dios que abraza a la humanidad con un amor sin fronteras.
Con relación a la verdad afirmamos que ésta es Jesús, Palabra verdadera de Dios que nos hace conocer quién es Dios y quienes somos nosotros, de dónde venimos y a dónde vamos, y cuál es nuestra misión en este mundo. Por eso nos ha dado el Espíritu de la Verdad.
Sobre la libertad observaos que ésta se cotiza alto, pues sin verdad no hay libertad.
Con relación a la justicia basta plantearse estos puntos:
Nuestro tiempo no goza de buena salud moral. La realidad es escalofriante – el bienestar mejora, mientras la justicia empeora. Su raíz está en la infraestructura del pecado, fábrica de pobres.
La enseñanza de los profetas sobre las exigencias de la justicia y las denuncias de las injusticias siguen siendo actuales.
Con el Profeta gritamos: ¡paz, paz!, aunque la paz no aparecía por ningún horizonte. ¡Ojalá que la frase de Isaías que leemos en la portada de la Sede de la ONU “Que las espadas se conviertan en arados” (que la industria armamentista se traduzca en industria de promoción y desarrollo humano) se haga realidad!
• Sugerencias pastorales
Leyendo en clave navideña el salmo podemos afirmar con San Agustín que el amor, la verdad, la justicia y la paz son los 4 puntos cardinales de la vida cristiana.
Basta contemplar el cuadro de Rembrandt “El Regreso del Hijo Pródigo”. Tras un breve stop nos convencemos que sin verdad no hay libertad y que los medios de comunicación social hoy son de suma importancia, que la ética y la moral no gozan de buena salud y que en este Areópago de comunicación han de hacerse
presentes los cristianos como mensajeros de la paz que con fuerza han de gritar: ¡no a la carrera armamentista!, y sí a las jornadas de la paz que nos mostró Pablo VI.

Lunes, 27. Noviembre 2017 - 16:34 Hora
DOMINGO 1º DE ADVIENTO /A

• Textos bíblicos

Isaías 63, 16b-17, 19b; 64, 2b
Señor, que las lanzas se conviertan en arados como enseña el primer Isaías y la ONU lo escribió en su Sede; y aunque nosotros seamos arcilla, tú, nuestro Padre, alfarero divino, lo has convertido en tu obra maestra, creado a tu imagen y semejanza
.
Salmo 79
Restáuranos y haz brillar tu rostro sobre nosotros. Deja las 99 ovejas (ángeles) y carga con la oveja perdida (humanidad). Visita la viña que tú hiciste vigorosa.

1 Corintios 1, 3-9
Dios que es fiel se mantendrá firme hasta el final para gloria de Jesucristo, camino, verdad y vida.

Marcos 13, 33-37
Vigilad y orad, porque no sabéis el momento en el que el Hijo del Hombre vendrá, para que como las vírgenes prudentes os encuentre en vela con las lámparas encendidas.

• Ora con el salmo 79
¡Oh Dios restáuranos que brille tu rostro y nos salve!
El salmista, en tono de lamentación y súplica, evoca la historia de su pueblo marcado por el sufrimiento y la confianza ciega en Dios, que bajo la imagen de viña bien podemos aplicar a la Iglesia, cuyas ramas se extienden por los 5 Continentes.
Las imágenes de pastor, ovejas y redil son temas preferidos en la predicación profética: el rebaño es el pueblo elegido y el Señor es el Pastor que guía a sus ovejas, pero ante la infidelidad a esta misión es el mismo Dios el que asume la labor pastoril.
Todo sarmiento que no da fruto lo corta, y todo el que da fruto lo poda para que dé más fruto.
En el transcurso de este año litúrgico, oyendo todos los domingos a San Marcos, puede surgir este interrogante: ¿Merece la pena apostar por el Dios que Jesús nos ha revelado? Marcos, en su breve apocalipsis, nos da la clave y contenido de nuestra oración: vigilad y velad, porque no sabéis ni el día ni la hora.
Vigilar es tener presentes a los otros en una actitud de servicio. Orar es cumplir la tarea que Dios nos ha encomendado…, y velar es lo contrario de dormir, es saber interpretar los signos de nuestro tiempo sin dejarse engañar por las ofertas de los falsos maestros

• Sugerencias pastorales
¿Podemos vivir sin Dios? Felicidad y bendición, temas claves del salmo. Parra y olivo, pastor y viña nos llevan a San Juan en sus alegorías del buen Pastor y de la vid.
Adviento nos invita a dar el SÍ de obras de amor para vivir la Navidad. Marcos nos acompaña presentándonos la identidad de Cristo, Dios y hombre verdadero, y nos ayuda a abrazar la Cruz.
Y San Pablo en su carta a los Romanos pone las bases de nuestra cultura cristiana y en las cartas a los Corintios comienza a levantar el edificio.
Vivamos, pues, la consigna del Adviento: “Mirad, vigilad, velad”. “Mirad” con ojos de amor y esperanza; “vigilad” despiertos, preocupados por construir un mundo mejor; “velad” como el portero que espera a su Señor, como el centinela que otea el horizonte.

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión