Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 9. Octubre 2017 - 09:57 Hora
DOMINGO XXVIII DEL T. ORDINARIO /A

• Textos bíblicos

Isaías 25, 6-10
Prepara el Señor un festín de manjares, aniquilará lamuerte y enjuagará las lágrimas de todos. Gocemoscon su salvación.

Salmo 22
El Señor es mi Pastor, nada me falta.

Filipenses 4, 12-20
Todo lo puedo en aquel que me conforta.

Mateo 22, 1-14
Llamó a a los convidados a la boda y no le hicieron caso.Envió a los cruces de los caminos a un criado para invitarlesa la boda; se llenó la sala y había uno sin traje
de fiesta y mandó arrojarlo fuera.

• Sugerencias
Dos formas de vivir el salmo: Tirso de Molina ensu auto sacramental El colmenero divino y San Pascual Bailón con una vida profundamente eucarística entre ovejas. El colmenero divino aprovecha un argumento de Lope de Vega, El Pastor Lobo y la canción Pastorcillo nuevo. En líneas generales es la alegoría del buen pastor; la figura del pastor se cambia en el El colmenero divino avispa por abeja, y lobo por oso. La avispa se deja tentar por el oso y al final supera su caída y vuelve la colmena.
San Pascual Bailón toma su nombre al realizar su vida de Pentecostés de 1540 al Pentecostés de 1592. Desde los 7 años a los 24 fue pastor de ovejas, y en el
1564 ingresó en la orden Franciscana. Sin ir a la escuela llegó a ser autodidacta, teólogo y humanista; compuso obras teológicas y poéticas en honor a la Eucaristía.
Soñaba con el martirio, de forma que en la bula de canonización se lee: “Falta el martirio pero no el már tir”. Villareal en vida y muerte lo tuvo como un santo.
Muere el 17 de mayo de 1592, fiesta de Pentecostés, cuando en la Iglesia repican las campanas anunciando la elevación de Hostia Santa en la misa. Es el patrono de los congresos eucarísticos.
Todo el salmo 22 es una confesión a los sacramentos de iniciación cristiana: bautismo, fuentes de agua, confirmación, reparar fuerzas, y Eucaristía en el banquete.
Ahora es Scott, presbiteriano y profesor de una universidad americana, quien nos cuenta cómo el estudio del capítulo sexto del Evangelio de Juan le creó una crisis escalofriante que le lleva a él y a su esposa a convertirse. Convencido después de mucho estudio y
oración de que en esta estampa de la promesa eucarística
Jesús no hablaba simbólicamente. ¡Todo le parecía fantástico! No había que esperar más, Dios les esperaba a entrar en la Iglesia Católica, gracias a la Eucaristía.
Entramos en la sinagoga de Cafarnaún y oímos a Cristo que nos invita a comer su carne y a beber su sangre. Y un año después entramos en el Cenáculo el día del jueves santo donde la promesa de Cafarnaún se hace realidad y oímos a Jesús que nos dice: “Tomad
y comed que esto es mi cuerpo. Tomad y bebed que esta es mi sangre”. San Pablo, en su narración en Corinto sobre la institución de la Eucaristía, acusa a sus fieles que comulgan indignamente, no por sus pecados personales, sino por compartir la cena del Señor después de haberse negado a compartir la propia cena.
Bernanos, en una de sus novelas, le dice a un cura joven atormentado: “Si vas con esta cara de tristeza nadie puede creer que eres mensajero de Dios, que nos prepara un gran banquete, una inmensa fiesta para siempre”.

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromet

Lunes, 2. Octubre 2017 - 09:41 Hora
DOMINGO XXVII DEL T. ORDINARIO /A

Textos bíblicos

Isaías 5, 1-7
Mi amigo tenía una viña que más que uvas le dio agrazones, y por eso decidió arrasarla. La viña del Señor es la casa de Israel del que esperó derecho y justicia y no tuvo nada más que asesinatos.

Salmo 79
La viña del Señor es la casa de Israel.

Filipenses 4, 6-9
Todo lo que oísteis y visteis en mí ponedlo en obra y Dios estará con vosotros.

Mateo 21, 33-43
Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y senadores: un propietario plantó una viña, la arrendó y al llegar la vendimia envió a sus criados para que percibieran los frutos
que le correspondían. Los apalearon y los mataron.
Mandó a a su hijo y también lo mataron. Jesús les dice que la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular, por eso os quitaré a vosotros el Reino de los Cielos y se lo daré al pueblo que produzca frutos.

• Sugerencias
En la fiesta de los Tabernáculos? Jesús exclamó: yo soy el buen pastor que conozco a mis ovejas y doy mi vida por ellas, que he dejado las 99 en el Cielo y ahora busco la oveja perdida (la humanidad). Tres notas definen el pastoreo de Jesús: conozco a mis ovejas, ellas me conocen a mí y doy mi vida por las ovejas.
Ya Jeremías y Ezequiel, sin paliativos, examinan las desviaciones de los dirigentes que más que servir al pueblo se sirven de él. Bella alegoría que San Juan recoge en esa amplia sobremesa de la cena pascual (Jn. 13-17).
Pío XII en su encíclica El Cuerpo Místico de Cristo, siguiendo a San Pablo en sus cartas a los Romanos y Corintios, aplica a la Iglesia la imagen del cuerpo, que para tener vida ha de estar unido a Cristo cabeza, prefiriendo este símbolo al de la vid y los sarmiento aunque ambos encierran la misma realidad.
Desde una perspectiva cristiana, únete a Cristo, cepa de una maravillosa vid y únete a los hermanos, viviendo con Santa Teresa del niño Jesús la carta magna de los carismas que San Pablo enumera en los capítulos 12 y 13 de su carta primera a los Corintios.
Para dar fruto, las ramas han de unirse al tronco, y cuanto más se acercan al tronco más se unen entre sí.

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión