Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 2. Enero 2017 - 13:32 Hora
FIESTA DE LA EPIFANIA

Epifanía

• Textos bíblicos
Isaías 60, 1-6
¡Levántate, brilla Jerusalén, que llega tu luz!; la gloria del Señor amanece sobre ti. Una multitud de camellos te inunda, trayendo oro e incienso para alabar al Señor.

Salmo 71
Los reyes de Tarsis y Arabia te ofrecen dones, porque el Mesías es protector de los pobres. De una simple reflexión deducimos tres enfoques que se complementan:
Dimensión cristológica, Jesús es la gran oferta; dimensión eclesiológica, la Iglesia es la estrella que nos lleva a Jesús; y dimensión Eucarística o actualización de este misterio.

Efesios 3, 2-3a. 5-6
“También los gentiles son coherederos y partícipes de la promesa”.

Mateo 2, 1-12
Jesús nació en Belén en tiempos del rey Herodes; unos Magos de Oriente se presentaron preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? - En Belén de Judá-. Se pusieron en camino y la estrella se paró en la casa donde estaba el Niño y alegres entraron y lo
adoraron ofreciéndole oro, incienso, y mirra, volviendo después a su tierra por otro camino.

• Sugerencias
Los profetas se preocupan de la justicia social; el centro de su predicación es bifocal: Dios y el hombre.
El culto a Dios no tolera ningún tipo de idolatría. Sin salirnos de nuestra ruta oímos a Lactancio, Cicerón cristiano del siglo IV, que nos recuerda que la primera obligación de la justicia es ser justos con Dios.
San Basilio nos dirá que quien pueda remediar el mal y no lo hace por avaricia es un homicida.
La peste negra del siglo XIV y XVI hace disminuir la población de Europa en un tercio. Boccacio describe esta situación en su Decamerón y el tapiz de Angers “Los jinetes del Apocalipsis” representa las monstruosidades del hambre, muerte, guerra,…, y nuestro Continente deja de ser la universitas cristiana para llamarse Europa.
San Antonino de Florencia, ante la inminente revolución industrial, reflexiona sobre temas de justicia social, y es como el pórtico a la doctrina social de la Iglesia. Sirvan de ejemplo el Marqués de Comillas y Don Ángel Herrera organizadores de semanas de doctrina social.
No hagamos piruetas con este relato, más teológico que histórico, jugando con la conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación Piscis ni mezclando astro logía y esperanza mesiánica. Es pues fiesta de la universalidad del Reino de Dios, que se actualiza en cada Eucaristía.
Desde el Siglo IV, Oriente y Occidente se unen para celebrar el 25 de diciembre la Navidad, fiesta de la Iglesia de Occidente, y el 6 de enero la Epifanía, fiesta de la Iglesia Oriental. Tanto se populariza la Epifanía que el pueblo, haciéndose eco del salmo 71, da nombre a los Reyes Magos que más que personajes concretos son personajes teológicos.
Con un poema sobre la Navidad del poeta inglés Anden cerramos nuestra oración. Presenta a los magos motivando su viaje: el primero quiere saber cómo ser verdadero hoy, el segundo quiere descubrir cómo vivir hoy, y el tercero cómo amar hoy. Inmersos en un humanismo cristiano queremos seguir el ejemplo de los Magos buscando la verdad, guiados por la estrella
de la fe, convencidos con el Crisóstomo que no por ver la estrella se ponen en camino, sino porque se han puesto en camino han visto la estrella que lleva a Belén.
Los Magos son el comienzo de un peregrinar hacia Cristo como bien lo han plasmado los artistas en las vidrieras de las grandes catedrales y templos.

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Lunes, 26. Diciembre 2016 - 09:27 Hora
SANTA MARIA MADRE DE DIOS

• Textos bíblicos

Núm. 6, 22-27
El Señor habló a Moisés: - Di Aarón y a sus hijos: El Señor
te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y
te conceda su favor -.

Salmo 66
Desde una dimensión universal y misionera contemplamos
cómo la promesa hecha a Abraham se va cumpliendo,
cayendo los muros que nos separan, al tiempo
que nos hacemos eco de la bendición que Moisés entregó
a Aarón: El Señor te bendiga, te proteja y te conceda
la paz.

Gálatas 4, 4-7
Cuando se cumplió el tiempo Dios envió a su Hijo para
que fuéramos hijos por adopción.

Lucas 2, 16-21
Los pastores fueron corriendo y encontraron a María, a
José y al Niño en un pesebre. Todos se admiraban de lo
que decían los pastores, y María conservaba todo esto
en su corazón. Al cumplirse los 8 días circuncidaron al
niño y le pusieron por nombre Jesús.

• Sugerencias
Pablo VI en la Marialis Cultus describe con cuatro
verbos la actitud de María frente al misterio eucarístico:
María es la Virgen oyente, orante, paciente y oferente.
Palabras que se confirman en las grandes
reuniones, en santuarios como Lourdes, Fátima, Guadalupe
y Pilar.
El mandato de Jesús: Haced esto en memoria mía
está en línea con la invitación de María en Caná: “Haced
lo que os diga Jesús”. Si en Caná el Señor fue capaz
de transformar el agua en vino, igualmente es capaz
de cambiar el pan y el vino en su cuerpo y en su san38
gre, y es que la Eucaristía nos lleva a María, y María
nos lleva a la Eucaristía. Digamos con San Juan Crisóstomo:
no basta alimentarse de Cristo, hay que procurar
alimentar a los otros cristos ambulantes y necesitados.
Hallándonos a fin de año, analicemos si estamos
edificando sobre roca firme o sobre arenas movedizas,
sin olvidar que empezar es cosa de todos y perseverar
es cosa de santos. Pon en marcha el siguiente silogismo:
la premisa mayor, una estampa evangélica que
queremos vivir; la premisa menor es el conocimiento
de nuestro entorno; y la conclusión es nuestro compromiso
individual y comunitario a realizar. Este día
primero del año nos invita a presentar nuestros propósitos
mirando a Dios, al prójimo y a nosotros mismos,
bajo la protección de la santísima Virgen, reina
de la paz.
Nos acercamos a esa escala de Jacob por donde
María asciende hasta el Padre con nuestras súplicas y
desciende con las gracias que necesitamos. Como en
el día de la proclamación de la maternidad divina de
María en el Concilio de Éfeso proclamemos la grandeza
de la Virgen Inmaculada y asunta al Cielo por ser
Madre de Dios.
Con San Buenaventura decimos: “Dios puede hacer
un mundo y un Cielo más grandes, pero no puede
hacer una madre más grande que la Madre de Dios”.
Al son de las interpretaciones clásicas de Schubert,
Mozart y Bach, nos unimos al coro angélico de Belén
para ensalzar a María como Reina de la paz.
Teilhar de Chardin con el salmista nos invita a
participar en esa misa cósmica haciendo de la Navidad
la piedra filosofal que convierte todo en oro. Bien podemos
decir con el Papa San León Magno que el mensaje
de la Navidad se resume en una palabra: paz,
porque con el nacimiento de Cristo ha nacido la paz;
Pablo VI nos lanza a trabajar por la implantación de la
civilización del amor, y San Francisco de Asís que nos
insiste en que seamos instrumentos de paz. Actualicemos
Guerra y Paz de Tolstoi, declarando la guerra a
la carrera armamentista, a todo tipo de deshumanización,
de nacionalismo exagerado, de atentados terroristas,
luchando por una cultura de la vida y de la paz.
Y lleguemos al Belén de este instante: el pesebre es el
altar donde Cristo se hace presente envuelto en los
pañales de las especies sacramentales. Si te sientes
impedido por tu pecado ponte en manos del mejor cirujano
para que extinga el tumor que no te permite vivir,
o entra en el taller de la vida para reparar las averías
de tu motor.
¡Que en la familia cristiana, comunidad de vida y
amor y primer hemiciclo en defensa de los derechos
de la familia, reine la armonía entre todos sus miembros!
• Reflexión personal

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión