Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 4. Junio 2018 - 11:56 Hora
DOMINGO X DEL T. ORDINARIO /B

• Textos bíblicos

Génesis 3, 9-15.
Después que Adán comió del árbol el Señor lo llamó: ¿Dónde estás? Contestó: Oí un ruido, me dio miedo y me escondí. ¿Es que has comido del árbol que te prohibí? La mujer me lo ofreció. ¿Qué has hecho?- dijo a la mujer- La serpiente me engañó...

Salmo 129.
Este salmo es uno de los siete salmos penitenciales. Es como el ejemplo de la parábola del Fariseo y Publicano.

2 Corintios 4, 13. 5, 1.
Quién resucitó Jesús también nos resucitará a nosotros.

Marcos 3, 20-35.
Creedme, todo se les perdona a los hombres, pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene perdón. Cuando le anunciaron que su madre estaba allí dijo: mi madre y mis hermanos son los que cumplen la voluntad de Dios.

• Ora con el salmo 129
Desde lo hondo a ti grito Señor: escucha mi voz
El salmo me plantea estas preguntas: ¿qué dificultades encuentro en mi vida de oración?, ¿por qué es importante un plan de oración? ¿no me dice nada la experiencia de Jesús que el día lo pasaba en sus correrías apostólicas y la noche la consagraba a la oración?, ¿por qué una Santa Teresita del Niño Jesús de Lisieux hizo tanto bien al mundo como un San Francisco Javier que la Iglesia la proclamó Patrona de las Misiones?
Pienso que la oración es la debilidad de Dios y la omnipotencia del hombre, es la palanca que nos eleva hasta el cielo, que es “tratar de amistad con aquel que nos ama”, como decía Santa Teresa.
Como buenos alumnos matriculados en la “escuela de la oración” oigamos al Papa hablándonos de la oración, presente en todas las culturas: en Egipto con el ciego que pide vista y descubre la oración de petición; en Mesopotamia se acentúa el pedir perdón por las culpas. En el corazón de la humanidad siempre aparece vivo el deseo de Dios.

• Sugerencias pastorales
Al homo sapiens et faber hay que unir al homo religiosus et orans, porque el deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, que ha sido creado por Dios y para Dios.
No olvido que el Evangelio me insiste en la necesidad de la oración, en un tono imperativo – “pedid y recibiréis… vigilad y orad”.

El salmo 129 es uno de los 7 salmos penitenciales que con los 8 versículos en cuatro estrofas nos presenta un hombre hundido en sus culpas., peregrinando hacía el Templo para ofrecer sacrificios de expiación, con la esperanza de que solo Dios puede curarlo.
Habituémonos a orar con la Biblia y nos convenceremos que los temas de hoy son los propios de la humanidad de todos los tiempos. Hoy, por ejemplo, el tema de la libertad se desarrolla como drama en dos actos: en el primero, se dan una serie de diálogos entre la serpiente y la mujer, entre la mujer y el hombre y entre Dios y el hombre; y en el segundo, aparece una condena en cadena.

Lunes, 28. Mayo 2018 - 10:17 Hora
FIESTA DEL CORPUS CHRISTI/B

• Textos bíblicos

Éxodo 24, 3-8
Moisés bajó y contó al pueblo todo lo que le había dicho el Señor, y el pueblo contestó: haremos todo lo que ha dicho el Señor.
Salmo 115
Alzaré la copa de salvación invocando el nombre del Señor.

Hebreos 9, 11-15
Cristo, sumo sacerdote, entra en el santuario para ofrecerse como víctima y mediador de la nueva Alianza.

Marcos 14, 12-16. 22-26
El día de los Ázimos mientras sacrificaban el cordero pascual los discípulos preparan la sala para la última Cena. Mientras comían Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio a sus discípulos diciendo: tomad, esto es mi cuerpo..., tomad y bebed que esta es mi sangre... y cantando salieron para el monte de los olivos.

• Ora con el salmo 115

Alzaré la copa de Salvación, invocando el nombre del Señor.
Todos los escritos sobre la Eucaristía la ven como el corazón de la Iglesia que actúa a modo del corazón humano a donde fluye la sangre empobrecida por los residuos tóxicos, que envían a los pulmones y éstos a su vez la devuelven al corazón ya purificada de sus impurezas, para que el corazón lo distribuya por todo el organismo.
El salmo 115 en labios de San Basilio Magno: “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación". Por mi mente desfila ese río de amor que Dios me ha regalado y con los Zebedeos quisiéramos responder ¿podéis beber el cáliz que yo he de beber? Possumus, podemos, para transformar así el mundo del pecado en un mundo redimido y eucarístico.
Pablo y Lucas, Mateo y Marcos nos cuentan como se hacía la Eucaristía en las distintas comunidades, pero todas apuntan a la tradición común de Palestina.
¡Cuántas veces Marcos participaría en la Eucaristía, presidida por San Pedro en Jerusalén, Antioquia y Roma, veía como se reunía y crecía el pueblo creyente!
¡Que profundo escalofrío sentiría al oír las palabras de la Consagración! Así la Iglesia hacía Eucaristía y la Eucaristía hacía Iglesia.
¡Que bella imagen nos ofrecen las Eucaristías celebradas tanto en las grandiosas Catedrales como en las chozas de misiones!

• Sugerencias pastorales

Estamos en Lieja, año 1208, donde la abadesa Agustina de Mont Cornillon tuvo la visión de que el Señor pedía la celebración de una fiesta en honor del Santísimo Sacramento para fortalecer la fe y expiar los pecados contra la Eucaristía. El Obispo de Lieja en el 1246 dictamina su celebración en Lieja, y Urbano IV en el 1264 lo extendió a toda la iglesia, haciendo de la aldea planetaria la residencia de Dios; y así por nuestras grandes avenidas y por los rincones más remotos de la tierra desfilan las Custodias con el Santísimo, diciéndonos a todos: ¡no temáis! la fe vence al mundo, Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos, Yo soy una Eucaristía que os pide alabanza como ejercicio de vuestras convicciones, os pide reparación frente a tantos ultrajes laicistas y os pido sacrificio y caridad con los pobres en quienes Yo estoy encarnado. Hoy, al recrearse Jesús Eucaristía en este maravilloso templo cósmico, todos los hombres de la aldea planetaria se unen fraternal y solidariamente en torno al Dios que nos salva. Las calles se convierten en la residencia de Dios ¡Dios está aquí! Bien podemos afirmar con las palabras de la bula papal de Urbano IV – “cante la fe, dance la esperanza y salte de gozo la ciudad”.
Ahora nos situamos en Bolsena, año 1264, donde un sacerdote de Praga atormentado por dudas sobre la presencia real de Cristo en la Eucaristía observó que al partir la hostia el corporal se llenó de sangre; con la idea de evitar que transcendiera a la comunidad suspendió la misa y con el corporal se dirigió a la sacristía del que manaban gotas de sangre que manchaban el pavimento. Urbano IV encargó a un grupo de teólogos presidido por San Buenaventura para que estudiaran el caso. Realizado el trabajo el Papa ordenó que lo llevasen a Orbieto y extendió la Fiesta del Corpus a toda la Iglesia. Y es que la Eucaristía es como el corazón de la Iglesia que actúa como el corazón humano, de forma que la Eucaristía hace Iglesia y la Iglesia hace Eucaristía.

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión