Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 5. Febrero 2018 - 10:13 Hora
DOMINGO 6º DEL T. ORDINARIO /B

• Textos bíblicos

Levítico 13, 1-2. 44-46
El Señor dijo a Moisés y Aarón: cuando alguno tenga lepra el sacerdote lo declarará impuro y vivirá sólo fuera de la ciudad.

Salmo 31
Canto davídico, compuesto después de su pecado y de la intervención de Natán. Confiesa su culpa y Dios lo perdona.

1 Corintios 10, 10-31, 11,1
Hacedlo todo a la mayor gloria de Dios. No deis motivo de escándalo. Seguid mi ejemplo como yo sigo el de Cristo.

Marcos 1, 40-45
Se acercó a Jesús un leproso: si quieres puedes limpiarme. Queda limpio; no se lo digas a nadie, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que manda Moisés. El comenzó a divulgarlo de modo que Jesús no podía actuar abiertamente.

• Ora con el salmo 31
Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.
San Juan Pablo II en su exhortación “Reconciliación y Penitencia” nos hace ver que de la situación angustiosa del pecado por la contrición y conversión pasamos a respirar aires primaverales de felicidad.
A Jesús un día los hipócritas fariseos le condenan como blasfemo porque ha dicho a un paralítico: “Tus pecados te son perdonados”, pero con que firmeza y autoridad Resucitado dice a los Apóstoles: “Recibid el Espíritu Santo y a quienes perdonéis los pecados, sus pecados quedarán perdonados”. Si buscas paz y alegría en tu vida, acércate a la Confesión, gran regalo que Jesús nos ha hecho. ¡No tengas miedo ni prejuicios!”
Y San Cirilo de Jerusalén concluía una de sus catequesis con estas palabras: “Dios es misericordioso y no escatima su perdón; el cúmulo de tus pecados no será más grande que la misericordia de Dios.

• Sugerencias pastorales
¿Quieres que te cuente el modo de tener paz y alegría? Lo primero de todo es la CONFESIÓN.
A Jesús los fariseos lo condenan como blasfemo porque dijo a un paralitico “tus pecados te son perdonados…” y resucitado con autoridad dijo a los apóstoles: “recibid el Espíritu Santo y a quienes perdonéis los pecados les quedarán perdonados.
Cuentan que a Chesterton sus amigos le decían: no te da vergüenza de confesar y él respondía que por la confesión él se hizo católico y que gracias a la confesión se sentía muy feliz.
Es lo mismo que San Juan Pablo II repite en la exhortación: “Reconciliación y Penitencia”.
Sirva como ilustración los inventos de un médico que para mejorar los rayos X y detectar enfermedades físicas inventó los rayos Y para curar la maldad que hay en el interior de la persona. Llovieron los premios pero nadie acudía a hacerse una revisión. Entonces continuó trabajando hasta inventar los rayos Z, con los que se podían curar el profundo dolor que causaba en las personas que no reconocían su egoísmo. Tuvo gran éxito y había colas de quienes deseaban curarse.

Lunes, 29. Enero 2018 - 12:25 Hora
DOMINGO 5º DEL T. ORDINARIO /B

• Textos bíblicos

Job 7, 1-4.6-7
Habla Job: el hombre está en la tierra cumpliendo un servicio, sus días son como los de un jornalero que aguarda su salario. Su herencia se consume sin esperanza. Recuerda que su vida es un soplo y que sus ojos no verán más la dicha.

Salmo 146
Alabad al Señor que sana los corazones destrozados, sostiene a los humildes y humilla a los soberbios.

1 Corintios 9, 16-19. 22-23.
Predicar para mí no es un motivo de soberbia, no tengo más remedio; ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!

Marcos 1, 29-39
Jesús con Santiago y Juan van a casa de Simón. La suegra de Simón está en cama con fiebres altas. Jesús le coge la mano y le cura, poniéndose a servir. La población se agolpa y muchos enfermos se curan.
Vamos a otras aldeas a predicar que yo para esto he venido.

• Ora con el salmo 146
Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados
Todo el salmo 146 es un canto a la omnipotencia y a la providencia divina. En sus tres partes enumera los motivos o acciones de Dios que mueven a todos los pueblos a alabar al Señor y a darle gracias.
En estos tiempos de crisis secularizantes, no olvidemos que la fe se fortalece dándola, y que la misión es la esencia de la misma Iglesia, que existe para evangelizar. La acción evangelizadora es como el DNI del cristianismo.
Ante la realidad de que la mies es mucha y los obreros son pocos, todos, sacerdotes y seglares, tenemos que responder con ilusión a este reto, haciendo llegar el mensaje cristiano a todos los hogares a través de las técnicas actuales.
Es preocupante que ya muchos niños no se bauticen, que un gran número de los que se confirman rompan con la práctica religiosa, que muchos matrimonios se instalen en el país lejano de la indiferencia. Por el bien de todos: volved pronto, os necesitamos. Piensa que todas las patologías religiosas tienen una matriz común -"la desvinculación" - y para curarnos de esta enfermedad tenemos que implicarnos todos con ilusión y esperanza. Escuchemos el grito alarmante del Apóstol: ¡ay de mí si no evangelizare!

• Sugerencias pastorales
Todo el salmo 146 se centra en la providencia y omnipotencia divina. Los miles de mártires nos han enseñado a rezar este salmo. En su trasfondo celebramos la universalidad de la salvación, viendo a Jesús como hombre para los demás. Pablo insiste en la urgencia de la evangelización, Marcos presenta a Cristo como modelo de evangelizador, y en Job vemos al hombre a evangelizar. La acción evangelizadora es como el ADN del cristiano.
Hay que salir de los Templos usando las técnicas actuales como internet, visita a familias con niños, enfermos o con algún difunto reciente.
Con Job nos rebelamos contra los que hacen de Dios un objeto de supermercado, algo mercantil, que compramos sin el menor compromiso.

Nueva contribución  Vieja contribución

Iniciar sesión