Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 20. Noviembre 2017 - 09:28 Hora
SOLEMNIDAD DE CRISTO REY

• Textos bíblicos

Ezequiel 34, 11-17
Yo mismo apacentaré mis ovejas, buscaré a la oveja perdida.

Salmo 22
Cristo vence, Cristo reina y Cristo impera.

1 Corintios 15, 20-28
Cristo ha resucitado. Cristo tiene que reinar, y así Dios lo será todo para todos.

Mateo 25, 31-46
Cuando venga el hijo del hombre pondrá a las ovejas a su derecha y a las cabras a su izquierda y dirá: “Venid benditos de mi Padre, porque me disteis de comer…
Apartaos de mí malditos porque tuve hambre y no me disteis de comer”.

• Sugerencias
Después de escuchar a San Mateo que los hambrientos, encarcelados y enfermos pertenecen tanto a los dirigentes políticos como religiosos, tomamos conciencia que la opción por los marginados es el criterio para evaluar nuestra labor por una sociedad más humana e implantar el Reino de Dios.
Con Ezequiel y los profetas Jeremías, Oseas, Miqueas e Isaías, los dirigentes son culpables de la corrupción en todos los estratos sociales, responsables del exilio babilónico.
El salmo 22, uno de los ocho salmos que proclaman la realeza de Cristo, es como una profesión de fe y de esperanza en la implantación del Reino de Dios.
¿No es pues significativo que en periodo de crisis surja siempre una legión de mártires y santos con ese carisma especial hacia los pobres, como en el caso de la familia de los Macabeos?
Dios, pastor y anfitrión, nos guía por senderos seguros y nos invita hoy al banquete eucarístico y mañana al escatológico.
Al pasar revista a algunos temas que hoy se plantean como el fraude, la especulación, el soborno, el tráfico de influencias… el tema se problematiza hasta límites de difícil solución. Desgraciadamente, la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro, sigue siendo actual, y nos cuestiona: ¿con quién estoy yo?, ¿con Lázaro o con Epulón?

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Lunes, 13. Noviembre 2017 - 09:49 Hora
DOMINGO XXXIII DEL T. ORDINARIO /A

• Textos bíblicos

Proverbios 31, 10-31
Una mujer hacendosa vale mucho más que las perlas, sus obras la alaban.

Salmo 127
Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

1 Tesalonicenses 5, 1-6
El día del Señor llegará como un ladrón en la noche, pero vosotros no viváis en tinieblas sino como hijos de la luz que estáis vigilantes y vivís sobriamente.

Mateo 25, 14-30
Dijo Jesús a sus discípulos: Un hombre se iba al extranjero y encargó de sus bienes a sus empleados. A uno le dejó cinco talentos, a otro dos y a otro uno. A su vuelta
el de cinco talentos le presentó otros cinco, y el de dos le presentó otros dos, diciéndoles: muy bien, habéis sido fieles y y cumplidores, por eso os daré un cargo im
portante; el de uno le devolvió el único talento recibido y le dijo: empleado negligente, vete a las tinieblas y allí será el llanto y el rechinar de dientes.

• Sugerencias
El salmista describe el pueblo peregrinando a Jerusalén en las grandes fiestas; Jesús vivió esta experiencia desde los 12 años, y nosotros estamos viendo a la Iglesia en torno al altar y confesamos sin miedo al qué dirán: que la familia que reza unida permanece
unida. Y repetimos con Juan Pablo II que cual sea la familia tal será la nación, porque tal es el hombre. El salmo es como un brindis por la familia con el compromiso de defender la carta magna de la familia como freno a esta lacra social del suicidio de nuestra felicidad.
Sentimos cierta nostalgia al recordar que el domingo fue el día de la familia en el que se compartía la alegría de la mesa, se visitaba a algún familiar impedido y se asistía a la misa. ¡Ojalá que el domingo vuelva a ser el día para vivir la fe y compartir el amor haciendo del hogar no una pensión sino la escuela de la caridad y de la solidaridad!
Es verdad que los tiempos han cambiado: la televisión no permite hablar en la mesa, los horarios de trabajo imposibilitan sentarse todos juntos en la comida, el trabajo por exceso o por defecto dificulta la convivencia.
El libro de los Proverbios, que se le atribuye a Salomón, ofrece una colección de consejos, avalados por la experiencia y reflexión sobre la vida familiar, social y
religiosa.
Las estadísticas alarmantes de tantas familias rotas, detrás de las cuales siempre hay una historia de amor convertida en otra de sufrimiento, se ven agravadas por la agresividad del feminismo militante y la exaltación de la homosexualidad.
En cualquiera de nosotros con frecuencia aparece la figura de la madre, que encarnaba estampas bíblicas como alma del hogar y pieza imprescindible en la educación de los hijos.
Terminemos nuestra oración repitiendo con la parábola del buen samaritano:
Cuentan que bajaba una familia por los caminos del mundo rural a la cultura urbana, y se encontró con la modernidad que la despojó de Dios, del amor, de la fidelidad y de la misma felicidad. Pasa un sociólogo, la mira y exclama: ¡Está bien! Esta institución está llamada a morir. Pasa un psicólogo y dice: ¡Alégrate! La familia a veces es un espacio de opresión que atenta contra la libertad. Pasa un moralista y culpa a la misma
familia como responsable de esta situación. Y pasa por fin la sombra de Jesús, se acerca y le presta los primeros auxilios, llevándola después al mesón, que es la Iglesia, para que la curen.

• Reflexión personal
¿¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Vieja contribución

Iniciar sesión