Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 25. Mayo 2020 - 18:09 Hora
DOMINGO DE PENTECOSTES /A

Hch.2,1-11/Sal 103/1 Cor 12, 3-13/Jn 20,19-23

Envía tu Espiritu, y repuebla la faz de la tierra

El salmo 103 es un himno de alabanza al Dios Creador Providente, inspirado en un himno egipcio del siglo XV a.C. en honor del dios sol, que pasó del Nilo a Canaán, dada las buenas relaciones diplomáticas entre Egipto y Canaán, terminando por formar parte de la cultura israelita. El yavista canta al Dios Creador, contemplando la solidez de las montañas, la profundidad de los Oceanos, las lluvias generosas, los trinos de los pájaros, los nidos de la cigüeña, la elegancia de la gacela , el juego de los peces... De todo se preocupa Dios.
El Salmo 103 con el capitulo II del Génesis presenta a un Dios artesano, constructor, rey en la lucha contra los enemigos, agricultor que planta, riega y da de comer, configurando los ritmos cronológicos y biológicos en nuestra existencia;
y aparece el hombre faber, a quien Dios le ha dicho -creced y multiplicaos. ...dominad la tierra - continuando con su trabajo la Obra de Dios. San Pablo en su carta a los Romanos (8,19-21) nos da la clave de interpretación como hombre nuevo, hijo de Dios.
Con una simple ojeada distinguimos tres partes: la alabanza a la creación en la introducción; la descripción de los distintos elementos como las aguas, los astros, los animales, el mismo hombre en el cuerpo del salmo; y la doxoliogía al Dios, artífice de esta obra, como parte final. Y ahí está el Espíritu jugueteando con las aguas y haciendo aparecer las distintas criaturas, que al unísono entonan la gran sinfonía de alabanza al Dios Creador.

+ Recibireís al Espíritu Santo (Hch.2,Jn 20).

El Salmo 103 es un canto a la obra de la primera creación, y las lecturas de la fiesta de Pentecostés son un canto a la nueva creación.
El relato de los Hechos es como una construcción artificial en función de una exposición teológica. El mundo judío influenciado por los monjes de Oumrán ha hecho de Pentecostés la fiesta de la Ley, de la Asamblea del Sinaí, que condensa, en parte, todas las alianzas entre Dios y el hombre - "Noé, Abrahán, Moisés " - Como Moisés sube al Sinaí y desciende con las tablas de la ley, así Cristo sube al Cielo y hace bajar al Espíritu.

Y San Juan en su relato pone en boca el Resucitado: "recibiréis la fuerza del Espíritu y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, Samaría y hasta el confín de la tierra... Jesús, grano, que ha caído en el surco con su muerte, ya Resucitado nos da el fruto del Espíritu Santo.

Como al descender el Espíritu sobre la cabeza de Jesús en el Jordán comienza su vida pública, así la Iglesia, al recibir el Espíritu el día de Pentecostés, comienza su misión. Ha terminado la obra terrena de Jesús y se pone en marcha la Iglesia, cumpliéndose así con el Bautista y Apóstoles el anuncio del Profeta: derramaré mi espíritu y vuestros hijoslas profetizarán (Jm 9,28)..., poniendo fín al movimiento disgregador de Babel .... Pentecostés es el cumplimiento de todas las promesas: prendió la hoguera, se abrieron los surtidores y fuentes del amor, y los hombres hablaron el mismo idioma y se entendían...

Tres temas sobresalen a la primera vista: el Espíritu como don pascual de Cristo glorificado, el misterio de la Iglesia como obra del Espíritu, y la misión evangelizadora .
Las lecturas nos hablan de la Iglesia, obra del Espíritu, de quien recibe su fuerza misionera; la primera lectura recoge el acto fundacional de la Iglesia, la segunda presenta al Espíritu como alma de la Iglesia por sus carismas; y el Evangelio, con el gesto del aliento, vemos a la Iglesia como criatura del Espíritu.

Cuatro lugares pueden ayudarnos en nuestra meditación.
- La Encíclica "Dominun et vivificantem"; en la que Juan Pablo 11 nos invita a evangelizar, a dar testimonio, a trabajar por la justicia y por la civilización del amor, llevados por el Espíritu, que es luz, don, consuelo, huesped, brisa, aliento, guía, calor...

-Las tres Eplíquesis Eucarísticas, con el protagonismo del Espíritu: antes de proclamar el Evangelio, para que el Señor purifique nuestros labios; antes de la Consagración, con su dimensión cristológica, para que el Espíritu haga presente
en el altar al Cristo eucarístico; y después de la consagración, para que el Espíritu haga realidad la unidad del Cuerpo místico.

-La celebración de la Confirmación en el marco de una Iglesia martírial, de testigos, cuyas causas de canonización y beatificación estan en marcha, y su sangre sigue siendo semilla de nuevas vocaciones. ¡Ojalá que nuestros jóvenes, al ser confirmados, fueran de verdad testigos de un Cristo vivo por su entrega generosa a la vida sacerdotal, si Dios los llama!.

-Y la participación en el mes de mayo mes de María, para que como los Apóstoles estaban reunidos con María en el Cenáculo, así tambien nosotros, cristianos marianos, nos dejemos marcar por esta devoción.

¡ Que la vivencia de nuestros Pentecostés nos saque de nuestra tibieza religiosa como aquellos 120, que formaban el primer núcleo cerrado de la Iglesia, se echó a la calle y como bomba explosiva, un día 3.000 y otro 5.000 irradian con su acción misionera a todas las gentes.¬

No olvides que Pentecostés es el día de la Catolicidad, del Apostolado seglar, de la Acción Católica, de la Misión. El color rojo de los ornamentos litúrgicos con el que iniciábamos la Pascua el Viernes Santo y con el que la cerramos el día de Pentecostés nos impulsa a que por nuestras venas de fe circule la savia de Cristo, que nos envía al mundo como mensajeros de la paz y del perdón. Desde ese momento somos todos responsables de la oferta de salvación que el Padre por Cristo nos hace. De nosotros depende la Obra de Cristo bajo la guía del Espíritu Santo ¡ Fuera rutina ¡ hay que salir a la calle sin complejos. El fuego que Jesús trajo y derramó el día de Pentecostés no se ha apagado, porque es Dios mismo quien mina la brasa y quiere que todo el mundo se abrase..., como soplo y viento arrastra y como aire y brisa reanima. Abramos los ventanales de nuestros corazones para renovar los aires y llenarnos de ciencia, alegría y paz. ¡ Alegrémonos! Siempre es Pentecostés, cuando rezas y amas, cuando dices sí a tu Bautismo y vives el sacramento de la Confirmación.

Envia, Señor, tu Espíriutu y renueva la faz de la Tierra.
++Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo (1 Cor.12).

Después de convencernos de que con Cristo Resucitado, bajo la luz del Espíritu, se ha iniciado esta segunda creación nos sentimos llamados a trabajar en esta Obra , respondiendo cada uno al carisma que ha recibido.
San Pablo en su carta a los Romanos pone los cimientos para la vida cristiana, y en su carta a los Corintios comienza a levantar el edificio con la confesión de que Cristo es el Señor y cabeza del Cuerpo Místico, con tal belleza literaria que, por ejemplo, el capitulo XIII es una pieza modélica de la Literatura universal.

La programación de los carismas del capitulo 12 es como la carta magna de todo movimiento carismático y evangelizador.

La mejor respuesta a las críticas negativas contra la Iglesia es potenciar el misterio de la Iglesia como Cuerpo de Cristo; así respondemos al por qué, al para que y al cómo de su razón de ser - origen, finalidad, estructura - . Con esta bella imagen contemplamos su diversidad de miembros y sus carismas al servicio de la unidad . Sabemos que entramos a formar parte de este Cuerpo por el Bautismo, que nos compromete, si es necesario, a hacer una trasfusión de sangre a favor de los débiles. As¡ vivimos esa comunicación de bienes entre los que militamos aún en este mundo y con los hermanos que gozan en el Señor, y a esto llamamos comunión de los Santos.

Santa Teresa del Niño Jesús soñaba con ser sacerdote y misionera, pero su vocación relgiosa de vida contemplativa se lo impedía. Pero un día., leyendo los capítulo 12 y 13 de la primera carta a los Corintios, exclamó con gozo: desde este momento ya soy sacerdote y misionera, porque he elegido el mejor carisma, el carisma del amor. Enferma caminaba y se decía: yo me canso para que no se canse aquel misionero... y Dios tomaba su oración de Lisieux y la llevaba al país de misión para convertir a miles de infieles. Y ahí la tenemos como Patrona de las Misiones, al lado de S. Francisco Javier.

GUIA PARA LA PREDICACION.

++ Envía tu Espíritu, Señor y repuebla la faz de la tierra
Este salmo está inspirado en un himno egipcio, en el que el Yavista canta al Dios creador y providente.

++Recibiréis al Epíritu Santo

Pentecostés, fiesta del cumplimiento de todas las promesas, en la que el Espíritu como alma de la Iglesia testimonia el acta fundacional de la misma. Nos ayuda a la comprensión del misterio en la encíclica Dominum Edificantem , a la triple Epíclesis Eucarística, a la celebración del sacramento de la Confirmación y a vivir el mes de Mayo. Es el día de la Catolicidad, del Apostolado y de nuestro compromiso misionero....

+Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo (1 Cor 12).

La proclamación de los carísma es la carta magna del apostolado. Lección de Santa Teresa del Niño Jesús en Lisieux.






Iniciar sesión