Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 19. Abril 2021 - 11:42 Hora
DOMINGO 4º DE PASCUA /B

• Textos bíblicos

Hechos de los Apóstoles 4, 8-12
Quede bien claro que Jesucristo, a quien vosotros
crucificasteis y Dios lo resucitó, es nuestra salvación.

Salmo 117
En un diálogo expresivo resumimos como si fuera la
representación de una ópera: al solista, Cristo, el pueblo
responde con el estribillo “dad gracias al Señor porque
es bueno y es eterna su misericordia”.

1 Juan 3, 1-2
Mirad que amor nos ha tenido el Padre para llamarnos
hijos de Dios y lo somos. Sabemos que cuando se
manifieste seremos semejantes a él.

Juan 10, 11-18
Yo soy el Buen Pastor que doy la vida por mis ovejas, el
asalariado ve venir al lobo y huye. Conozco a la mías y
las mías me conocen y doy mi vida por ellas.

• Ora con el salmo 117
La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la
piedra angular
El ciclo B nos presenta a Cristo como Buen Pastor, que
nos guía, alimenta y nos defiende de los lobos rapaces
que atentan contra nuestra fe.
En la Fiesta de los Tabernáculos con energía y dulzura
Jesús exclama: yo soy el Buen Pastor que conozco a mis
ovejas, que doy mi vida por ellas y que he dejado las 99
del cielo , los ángeles, y voy en busca de la perdida, la
humanidad, porque quiero que haya un solo rebaño y
un solo pastor.
Analiza las tres notas que definen el pastoreo de Jesús
en la alegoría del Buen Pastor: “conozco mis ovejas y
ellas me conocen a mí, doy la vida por mis ovejas como
siervo de Yahvé, que de pastor me hago cordero de
Dios que quita el pecado del mundo, y no descanso en
mi acción misionera hasta que no haya nada más que
un solo rebaño y un solo pastor.
Ante esta realidad: ¿Qué debemos hacer los cristianos?

• Sugerencias pastorales
Pedro y Juan van a orar al Templo y curan a un lisiado
que pide limosna, y por ello la guardia y los saduceos
los detienen y encarcelan. Ante las acusaciones del
Sanedrín se defienden y pasan de ser reos a Juez,
denunciando el comportamiento: vosotros lo matasteis
y Él se ha convertido en piedra angular del edificio
social.
El proceso de Jesús y Pedro continúa en estos días con
las denuncias de los tiranos del dinero y dirigentes que
intentan no contar con esa piedra angular que sostiene
el arco de la justicia, verdad y solidaridad, intentando
más bien servirse del pueblo que servirlo. Potenciemos,
pues, las plataformas en defensa de la familia y
comprometámonos, como dice S. Pablo a los Romanos,
que nada ni nadie nos separará del amor de Cristo,
liberándonos así de ese enjambre de avispas que nos
hieren.
Reconozcamos con el salmista que la piedra que
desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular
que sostiene el edificio de nuestra fe..., y como Pastor
nos defiende de los lobos que atacan a la Iglesia, y que
no le importa dejar las 99 ovejas en el Templo y salir a
la calle para buscar la oveja perdida y cargarla sobre
sus hombros.

Iniciar sesión