Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 13. Julio 2020 - 12:00 Hora
DOMINGO XVI DEL T. ORDINARIO /A

Sb. 12, 13-19/ Sal. 85/ Rm. 8, 26-27;/Mt. 13, 24-43

El Pentecostés de hoy es la renovación carismática



El Salmo 85 es un himno al poder misericordioso de Dios, una súplica al Dios amor, oración de acción de gracias y profesión de la fe, que el mundo judío recitaba en la Fiesta de la Expiación y que Jesús traduce en el Padre Nuestro.

Pablo en esta perícopa a los Romanos nos enseña la fuerza de la oración carismática.

A la luz de estos dos textos bíblicos nos preguntamos hoy: ¿qué dificulta la vida de oración?, ¿por qué es importante la oración?, ¿qué es la oración? , ¿cómo solemos orar?.

Los criterios pragmatista han entrado en nuestra espiritual y así pedimos male, mala o mali, pedimos cosas que no nos convienen, estando lejos de Dios, sin humildad, sin confianza y sin perseverancia. Muchos confiesan que no tienen tiempo ni ganas, que se aburren, que es perder el tiempo, que la oración ni les dice nada ni sienten nada. Oye a Jesús que te dice como a los Zebedeos: - no sabéis lo que pedís -; y acércate al Templo y observa que distinta es la oración del fariseo y del publicano.

Verdad que preguntarse que para qué sirve la oración es como preguntarse para que sirven las zonas verdes, cuando se podía construir bloques de pisos. Bien sabes que esos espacios son los pulmones de la ciudad, y la oración es como el pulmón de la vida religiosa; cuando estás sano no te das cuenta de que estás respirando, pero cuando tienes alguna lesión, sí que detestas tus deficiencias.

¿No te dice nada la experiencia de Jesús? Pasaba el día en sus correrías apostólicas, y las noches las consagraba a la oración.

¿No sabes que los grandes compromisos cristianos han nacido en el seno de comunidades orantes?. Con Santa Teresa decimos que la oración es tratar de amistad con aquel que nos ama…, es dialogar con nuestro mejor amigo…, es relacionarse con Dios, alabándole, dándole gracias y pidiéndole perdón y ayuda para cumplir su voluntad.

El Evangelio insiste en la necesidad de la oración en un tono imperativo: pedid y recibiréis…, vigilad y orad. Aprende a orar con el Evangelio y con tu vida.

Con Santa Teresa repite: nada te turbe, / nada te espante,/ toda pasa,/Dios no se muda/ la paciencia todo lo alcanza:/quien a Dios tiene /nada le falta,/sólo Dios basta.
Y como dato alentador en tu vida de oración recorre las Universidades de los Estados Unidos por los años 1.967 y contempla cómo alumnos y profesores se reúnen en jornadas de oración, proliferando esta experiencia en más de 115 naciones, con unos 40 ó 50 millones e seguidores.

Para el Cardenal Suenens esta vivencia se fundamenta en la promesa del Señor que cuando dos o tres se reúnen en su nombre ahí está El en medio de ellos. Y son tantas las alabanzas de los Papas que la Encíclica “Dominum et Vivificantem” de Juan Pablo II parece escrita para la Renovación Carismática. Juan XXIII fue uno de los precursores de este movimiento al presentarlo como una copia auténtica de la estampa del Cenáculo, donde Maria, con los Apóstoles se preparaban a la venida del Espíritu Santo; para Pablo VI es un Pentecostés permanente que pone fuego en nuestros corazones, palabras en nuestros labios y profecía en nuestras miradas; y Juan Pablo II lo define como una manifestación elocuente de la vitalidad siempre joven de la Iglesia y una expresión vigorosa de la que el Espíritu está hablando a la Iglesia; con su despertar y su fuerza evangelizadora.

+Buscad primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se os dará por añadidura.

Tres parábolas “trigo – cizaña, grano de mostaza y levadura y una sentencia sapiencial – “ Dios no juzga injustamente (Mt.13 – Sab. 12).

Hoy el objeto de nuestra oración es la praxis de la justicia, la justicia de Dios reflejada en nuestros comportamientos..

Ante tanta prensa con tintes alarmantitas como la condena del autor de Versos Satánicos, proliferación de tantos grupos racistas, visión maniquea del mundo – buenos, malos; blancos negros; - Daltonismo social que no nos permite distinguir los colores reales por nuestra intolerancia, y tantos etiquetados que condenan a los que no piensan como nosotros, tengamos presente que la simiente – grano de trigo, mostaza, levadura - es Cristo, quien, a pesar de tantos prejuicios y medidas represivas, da siempre su fruto. El Reino de Dios y su justicia sigue creciendo entre nosotros, en medio de tantos obstáculos. Frente a nuestras intolerancias puritanas de arrancar la cizaña, ahí está la política de Dios – tolerancia, paciencia, misericordia.

Dios castiga a los Cananeos a causa de sus crímenes como medida medicinal y Jesús condena a nuestros fundamentalistas como lo hizo Amós, el profeta de la justicia social en su tiempo.

Imitemos a Juan XXIII que confesaba “me dicen que en el mundo hay mucho mal y que yo soy un ingenuo al valorar lo que hay de bueno. Es qué, como he aprendido del Señor, prefiero insistir en el Sí más que en el No”.

Y sigamos el consejo de D. Quijote a Sancho: cuando va a gobernar la ínsula Barataria ,si acaso doblases la vara de la justicia que no sea con el peso de la dádida, sino con el de la misericordia.

El mismo Jesús en campo de la justicia ha querido ser un poco parcial, porque no ha venido en busca del sano sino del enfermo, ni en busca del santo, sino del pecador.

++Te invito en esta oración a que entres en la tienda del cielo: hace mucho tiempo caminaba por el sendero de la vida y encontré un letrero que decía: “La Tienda del Cielo”. Me acerqué y la puerta se abrió lentamente Cuando me di cuenta, yo ya estaba adentro.

Ví muchos ángeles parados. Uno de ellos me entregó una canasta y me dijo: ten y compra; todo lo que un cristiano necesita está en la tienda.
Primero compré Paciencia, el Amor estaba en la misma fila, mas abajo había Comprensión que se necesita por donde uno vaya. Compré dos cajas de Sabiduría y dos bolsas de Fe. Me encantó el empaque del Perdón.

Me detuve a comprar Fuerza y Coraje para ayudarme en esta carrera de la vida. Ya tenía casi lista la canasta, cuando recordé que necesitaba Gracia, y que no podía olvidar la Salvación que me ofrecían gratis. Entonces tomé bastante para salvarme.

Caminé para el cajero para pagar la cuenta, pues creí que ya tenía todo lo que un cristiano necesita, pero cuando iba a llegar vi la Oración y la puse en mi canasta porque cuando saliera la iba a usar. La Paz y la Felicidad estaban en los estantes pequeños al lado de la caja, y aproveché para cogerlos. La Alegría colgada del techo, arranqué una para mi. Llegué al cajero y le pregunté: ¿cuanto debo ?me sonrió y me contestó: no te preocupes, Jesús pagó tu venta hace mucho tiempo .

GUIA PARA LA PREDICACION

++ El Espíritu ora con nosotros.

Fuerza de la oración comunitaria. Respuesta a interrogantes sobre dificultades , definición y estilo de oración. El Pentecostés de hoy es la Renovación Carismática

++ Tres parábolas y una sentencia sapiencial .La simiente, Cristo, sigue dando su fruto a pesar de los muchos obstáculos.

++ La Tienda del Cielo.

Iniciar sesión