Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 16. Octubre 2017 - 09:33 Hora

Lunes, 16. Octubre 2017 - 09:33 Hora
DOMINGO XXIX DEL T. ORDINARIO /A

• Textos bíblicos

Isaías 45, 1-6
Así dice el Señor a Ciro: Te pongo la insignia para que sepan de Oriente a Occidente que yo soy el Señor y no hay otro.

Salmo 95
Cantad al Señor por todas sus maravillas.

1 Tesalonicenses 1, 1-5
Gracia y paz a vosotros y a la Iglesia de Tesalónica porque Dios os ha elegido como mensajeros dela paz.

Mateo 22, 15-21
Los fariseos intentaban coger a Jesús: Dinos, ¿es lícito pagar impuestos al Cesar o no? Pagad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es Dios.

• Sugerencias
Con Isaías repetimos: qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz. El salmista inicia su oración invitando a todo el cosmos a que se una a la alabanza al Dios Creador y Salvador. Juan Pablo II traduce esta oración cuando
denuncia en su encíclica “Centessimus annus” los problemas preocupantes ecológicos. Y tanto Isaías como San Mateo reflexionan sobre el tema al meter al pagano Ciro en los planes de Dios con la frase emblemática de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Analizando los grupos actuales parecen que desfilan por nuestra mente los poderosos de nuestro tiempo que abusan de su poder, los fariseos actuales que se identifican como los responsables de los mass media, los poderosos como los saduceos y herodianos de los tiempos de Jesús, los celotas que hoy son los que promueven movimientos revolucionarios: todos se unen y buscan la forma de desacreditar a Cristo y a su
mensaje, y no descansan hasta llevarlo a una nueva crucifixión. Jesús condena por igual la deificación del Estado y la suplantación de Dios por los que dicen representarlo.
El dar a Dios lo que es de Dios en labios de San Pedro el día de Pentecostés se convierte en que hay que obedecer a Dios antes que seguir a los que abusan del poder. Ya Benedicto XVI nos habló de la laicidad nociva y la sana: la nociva, emblema de la
postmodernidad hostil a los dictámenes de nuestra conciencia excluye a Dios del ámbito de la vida pública, y la laicidad sana reconoce la autonomía de las realidades terrenales con el derecho de todo ser humano de expresar sus convicciones.

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Vieja contribución

Iniciar sesión