Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 20. Febrero 2017 - 09:13 Hora
DOMINGO 8º DEL T. ORDINARIO /A

• Textos bíblicos

Isaías 49, 14-15
¿Puede una madre olvidarse de su hijo? Aunque se olvidara, yo no te olvidaré.

Salmo 61
Este salmo es una profesión de confianza en solo Dios,
que se inicia con una catequesis sobre la confianza para concluir que nuestro poder está en Dios y no en las riquezas y poderes de este mundo marcado por la injusticia.
El salmista hace un retrato del Dios liberador del que se hace eco Jesús en el sermón de la montaña y Santiago lo desarrolla en su carta en varios pasajes

1 Corintios 4, 1-5
Que todos vean en vosotros a unos servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.

Mateo 6, 24-34
Nadie puede estar al servicio de dos amos. No podéis servir a Dios y al dinero. No andéis agobiados sino buscad sobre todo el Reino de Dios y su justicia.

• Sugerencias
Las lecturas bíblicas (Isaías 49, 1 Corintios 4, Mateo 6) nos plantean temas difíciles de comentar como dinero, capitalismo, trabajo, opción por los pobres.
Solo es libre quien sirve a Dios. Caer de rodillas ante en becerro de oro esclaviza. Es la idolatría, no la religión, la que es opio del pueblo, hoy bajo la ideología de género. El Dios de la Biblia no se identifica con el rico latifundista, sino con el pobre; así la opción preferencial por los pobres es el nuevo rostro del amor.
La pobreza real no es querida por Dios, es el pecado social lo que hay que erradicar, luchando por un proyecto solidario de fraternidad.
El salmista pone en nuestras manos un programa de vida, haciendo de Dios nuestra esperanza, roca y salvación. Con Isaías Dios sale al encuentro del hombre desesperado y lo viste de gala; y San Mateo nos enfrenta con el dilema: Dios o dinero. Y San Pablo nos anima a ser fieles a la misión que se nos ha confiado como administradores de los misterios de Dios.
El salmo 61 es como un programa de vida que contrapone dos formas de conducta: una buena que es la que cuenta con Dios, y otra con su triada diabólica: violencia y riqueza, con su complejo de guerras, asesinatos y corrupción social, con su contraste del bienestar de unos pocos y la miseria de la mayoría.
¡Qué lección tan sublime nos ha dado esos cientos de santos que, a estilo de Cristo, se han desposado con la
pobreza y han creado instituciones para los pobres! La experiencia nos confirma que no podemos servir a Dios y al dinero. ¿Quién crees que ha sido más feliz, el millonario del planeta o Teresa de Calcuta? Sin duda que hay pobres muy pobres y pobres muy ricos,
lo mismo que hay ricos muy pobres y ricos muy ricos.
¿Por quién apuestas en tu vida para realizarte de verdad?
¿Qué buscamos los humanos? ¿Dinero, poder, placer al precio que sea? Y ¿qué conseguimos? ¿Vacío, agresividad, soledad…? Ante el dilema Dios o dinero,
¿por qué optas?

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete

Lunes, 13. Febrero 2017 - 10:48 Hora
DOMINGO 7º DEL T. ORDINARIO /A

• Textos bíblicos

Levítico 19, 1-2. 17-18
Seréis santos porque yo, vuestro Dios, soy Santo.

Salmo 102
El salmo 102 es una joya literaria como antología del Dios bíblico. Que se remonta a la época postexílica.

1 Corintios 3, 16-23
Sois templos de Dios y el Espíritu habita en vosotros. Todo es de Cristo y Cristo de Dios.

Mateo 5, 38-48
Si uno te abofetea en la mejilla derecha preséntale la otra; a quien te pida, dale. Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen. Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

• Sugerencias
El Señor es compasivo y misericordioso. Dios se revela: mi nombre es Yahvé, yo soy el que soy, estarésiempre a vuestro lado. La definición del Éxodo recorre toda la Biblia: Dios misericordioso y clemente, tardoen la cólera y rico en amor y fidelidad, que mantiene su amor por 1000 generaciones y castiga hasta la tercera generación.
La parábola del hijo pródigo es el retrato del hombre postmoderno, es la historia de quien se aleja de Dios y se alía con el placer y el consumo, soñando solo con disfrutar.
Recuerda que toda la Biblia es un canto a la misericordia divina: hijo pródigo, buen samaritano, buen pastor, bienaventuranzas, perdón y misterio pascual como culmen de su amor misericordioso.
Leyendo los pasajes del Levítico 19, 1 Corintios 3, y Mateo 5, 38, llegamos a la conclusión de que nuestro comportamiento moral se centra en el imperativo: “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.
Todo creyente debería tener abiertas las puertas de su corazón como templo vivo de Dios para que el Espíritu se hospede y lo enriquezca con sus dones. Esta verdad, más que para recordarla es para vivirla como Sor Isabel de la Trinidad.
Todos conocemos que nuestra vocación es vocación a la santidad y que por tanto debemos hacer lo qué Dios quiere, cómo Dios quiere y por qué Dios quiere.
¡Que maravillosa fue la lección de un niño, San Gerardo! Después de una misión dejó un papel en casa con estas palabras: “Madre no sufras. Me voy a hacerme santo”.

• Reflexión personal
¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Vieja contribución

Iniciar sesión