Usted está aquí: Inicio

Miguel Funes Gálvez

Participa en MUSICALITURGICA.COM en el Servicio Litúrgico, aportando cada semana una homilía para el Domingo correspondiente.
Sacerdote de la Diócesis de Jaén.
En la actualidad, está adscrito a la Parroquia de San Miguel de Jaén, como Párroco Emérito, además es Canónigo Emérito de la Catedral de Jaén.

Lunes, 21. Septiembre 2020 - 11:52 Hora
DOMINGO XXVI DEL T. ORDINARIO /A

Ez 18, 28-28/Sal 24/ Flp 2, 1-11/ 21, 28-32

Cristo se humilló y se hizo obediente hasta la muerte de cruz

++ Ora con los Salmos. “Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna” (Salm.24)

En medio de tantos premios Nobel y tantos Oscars aparece un humilde hombre que simplemente se contenta con orar, es decir, hay alguien que tiene que decir algo al Señor. Toda su oración oscila entre dos polos: “lo que ha hecho y hace el Señor y lo que ha hecho y hace el salmista”.Dios nos indica el camino a seguir – “sus sendas son misericordia y amistad” -. El hombre reconoce que se ha apartado de su ruta y se siente culpable, “y así decide caer en esa emboscada de la misericordia divina”.

En labios de Jesús este salmo suena con fuerza en varias secuencias evangélicas: un día nos dirá que no basta decir Señor, Señor para entrar en la vida eterna, sino que hay que hacer la voluntad del Padre…, otro día , en el discurso de despedida hará hincapié que ya somos sus amigos, porque nos ha revelado los secretos del Padre; y San Lucas, en unas bellísimas catequesis, nos presentará el retrato del Dios misericordioso – “con el hijo pródigo dibuja el rostro misericordioso de Dios (Luc. 15)., con las estampas de Zaqueo y la curación de los 10 leprosos descubre como actúa el Dios de la misericordia (Lc.19 y 17); con la parábola del buen Samaritano y el diálogo con los Discípulos de Emaús nos enseña donde podemos encontrarnos con el Dios misericordioso (Lc.10.24); con la oración del fariseo y del publicano y la súplica del Buen Ladrón pone al descubierto las actitudes para percibir a este Dios-perdón (Lc.18 y 23); y con la homilía programática de Nazaret y la presentación de Maria en su prólogo o evangelio de la Infancia nos hace ver adónde lleva el encuentro con la misericordia de Dios (Lc.4 y 12).

++ Reflexiona con San Mateo “Ve hoy a trabajar hoy a mi viña (Mt.21)

Después de oír a San Lucas no sé resistirme a releer la parábola del Hijo Pródigo por su belleza y mensaje, joya literaria esplendida pintura del corazón del hombre, y sobre todo del corazón de Dios. Retrato del hombre posmoderno, que se rie de toda ética y de toda escala de valores; es la historia del que se aleja de Dios, huye de sí mismo y se alía con el placer y el consumo, soñando sólo en disfrutar, creyéndose libre, cuando se ha convertido en esclavo. Jesús recoge la tradición que viene de muy atrás sobre dos hermanos: Caín-Abel, Ismael-Isaac, Esaú-Jacob, los dos hermanos llamados a trabajar por el Padre, el mundo judío-pagano, los piadosos- alejados… La historia todos la conocemos ¿disfrutar ?…. El resto ya lo sabes: recapacitó y pensó que merecía la pena reconciliarse con el Padre, porque la vida sin Él no tenía sentido…, y volvió…, le vistieron con el mejor traje, la gracia, y hubo una gran fiesta, la Eucaristía…, el Padre cambió el castigo por el perdón, y vemos una insinuación cristológica en el abrazo al hijo, pues Cristo es el brazo del Padre. La nota negra la pone el hermano mayor que como los fariseos, sitúa la Ley por encima de la misericordia.

Al meditar esta escena viene a mi imaginación el cuadro de Remblandt “El retorno del Hijo Pródigo”.

En los dos hijos protagonistas de la escena veo a los dos personajes del Evangelio de este domingo: el mayor, el que dice que va a trabajar y no va, lo identifico con los fariseos y notables del pueblo, que se aferran como especialistas del Sí a las leyes con detrimento del sí al Evangelio, con el lógico rechazo de Jesús; el hijo menor se identifica con todos los marginados, que preceden a todos esos santurrones de todos los tiempos, con quienes es difícil entenderse, porque creen tener hilo directo con el cielo. Recuerdo esta simple anécdota: en un seminario el Rector dijo un día a un seminarista que Dios le había dicho que no tenía vocación…, y a esto el seminarista le respondió: ahora si que estoy hecho un lío, porque Dios me ha dicho a mi lo contrario, ¡ que tengo vocación! ¡Que difícil es entenderse con los que así interpretan su relación con Dios!. En línea con los maestros de la sospecha, Freud, Marx, Nietezsehe, hacen de su vida religiosa una pura ilusión, una pura alineación y casi una negación de la trascendencia, y así sus vidas están totalmente vacías a Dios.

Jesús apoyó al que supo convertir su no en un sí, al que supo abrir la caja fuerte de sus ideas y sentimientos y convertirlos en hechos. Y es que nuestra piedad está llena a veces de palabras y práctica poéticas; y esto no es lo más importante del cristianismo; lo más importante del cristianismo son las obras, los testimonios, que prueban que creemos en Dios.

Con razón Bernanos decía que los cristianos tenemos un mensaje de liberación, pero en la historia, han sido otros los que han liberado a los hombres. Los sabiondos y santones como los fariseos están fuera del Reino de Dios, y , sin embargo, los marginados forman parte de este Reino.

++Aprende del Profeta Ezequiel y del Apóstol Pablo. “Quien se convierte, vivirá y no morirá. Tened los mismo sentimientos de Cristo, que se humilló y se hizo obediente”(Ez 16-Fil.2).

Ezequiel, sin renunciar al principio de responsabilidad colectiva, dado que el Pueblo Elegido ha ido al exilio por sus infidelidades, pone el acento en la responsabilidad personal. No podemos eludir nuestras responsabilidades, culpando al prójimo y a Dios de lo que sucede en el mundo.

Con el Profeta , junto al río Quebar, afluente del Eúfrater recitamos el salmo 136, lamentando la desgracia de nuestro destierro, sufriendo las burlas de los babilónicos, y añorando nuestro retorno a nuestra casa…, y con Cristo , que lloró sobre la Ciudad Santa, también nosotros tomamos conciencia de nuestros pecados personales y sociales, y soñamos con una nueva humanidad, donde se desarrolle la civilización del amor.

Y San Pablo nos urge a vencer toda discordia, poniéndonos como ejemplo a seguir a Jesucristo, que se despojó de su rango divino y se hizo el último de los siervos…, y nos llama a la unidad, teniendo los mismos sentimientos de Jesús – “ servicio, humildad y obediencia “.

La profesión de fe que Yahvé reveló a Moisés – “yo soy el que soy”, la primitiva comunidad cristiana la tradujo – “Jesús es el Señor”.



GUIA PARA LA PREDICACIÓN

++ Ora con los salmos.”Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.
Los dos polos de la oración del salmista: “misericordia y amistad”.
El retrato del Dios misericordioso en el evangelio de San Lucas.

++ Reflexiona con San Mateo - “ ve a trabajar a mi viña”.
Adaptación de la parábola del Hijo Pródigo a la parábola del padre que manda a trabajar a su viña a sus dos hijos.

En la vida cristiana lo que vale son las obras, los testimonios no las palabras.
Los sabihondos y santones, como los fariseos, están fuera del Reino de Dios, mientras que los marginados forman parte de este reino.

++ Aprende de Ezequiel y Pablo – “quien se convierta vivirá. Tened los mismo sentimientos de Cristo Jesús”.
Revisemos nuestras vidas, potenciando nuestra responsabilidad personal bajo el
único criterio – “Jesús es el Señor”.








Iniciar sesión